Mi pequeño jardín

Hoy arranqué mi pequeño jardín. Cuatro flores y un pequeño árbol de hoja perenne. Las flores, ¿recuerdas? me las regalaste tú la pasada primavera y...

Santa Catalina de Somoza se llenó de poesía

El jueves día 7 de julio, San Fermín, a las ocho de la tarde, el Museo “Mil Escamas, Mil Historias” abrió sus puertas al...

La casa de los ladrillos rojos

Ayer, las máquinas entraron en mi pueblo y derribaron la casa de mi abuelo, la casa donde yo nací en un recién estrenado otoño...

Ya no tocan las campanas

Cuando Edelmiro empezaba a bajar del campanario, el pie izquierdo quedó trabado en el peldaño anterior y todo su cuerpo rodó escaleras abajo. La...

La niña que jugaba con las ratas

A las once en punto, los vecinos acabaron de apilar los haces de leña en la plaza de aquella pequeña ciudad que nunca había...

El monje

Crujió la sandalia al caminar  por  el largo y solitario pasillo que daba a la escalera.  Se propuso no hacer  ruido. No quería que...

La guerra que no existía

Bajaban por la cuesta, entre las bodegas y la  barrera. Trataban de desviar los rayos del sol que se pegaban a sus rostros en...

Las dudas del águila

Cuando se levantó la mañana y el rocío perdió su fuerza irreverente de nocturnidad, el gorrión salió de su nido, medio dormido aún, sabedor...

El libro de los lagartos azules

El viejo volvió a colocarse a mis espaldas. Y era ya el tercer stand en que lo hacía. Parecía que me estaba persiguiendo. Yo...

Que vienen los marcianos

El grito surgió de repente, en medio de la calle. Y ni los coches ni los autobuses que pasaban, ni el clamor popular de...

Herencia

El zumbido no le dejaba dormir. La mosca no se cansaba. Se posaba en su brazo, después en su cara, después se ponía a...

Nuria Antón y John Fellingham, magistrales en Santa Catalina

No era un sábado cualquiera en Santa Catalina de Somoza, una de las pedanías de Astorga. El invierno había acabado y la primavera estaba...

La senda del cura

El abuelo, tirando del ronzal, llevaba el caballo camino arriba. El nieto, subido al caballo para que no se quejara por la fatiga, seguía intentando...

Caballo blanco, jinete blanco

El blanco caballo piafó detenido en la inmensidad de los mares blancos de nieve. Olfateó el aire gélido de la tarde, miró más allá...

La enigmática ascensión y muerte del burro Zacarías

La calma estaba instalada en el pastizal. Comenzaba a amanecer y los burros dormitaban esperando la salida del sol. Todos ellos pensaban solamente en...

Pico largo, patas largas

Cuando las campanas empezaron a voltear su latido en lo alto de la torre, elevé mi vista hasta ellas, pero no las vi. Mi...

Ella y su bosque

Miles de árboles rompieron a llorar al mismo tiempo y el cielo se cubrió de gris y azul. Mientras, algunos pájaros hablaron y sus...

Cuando aulló el lobo

Cuando aulló el lobo pardo en la espesura del monte, todas las ovejas se pusieron a temblar. Y el lobo, sabedor del miedo infundido en...

Rumbo a la estrella polar

Rió la tarde y se vio desvanecer en el letargo tardío de la anochecida. A medida que se iba diluyendo, la estrella polar veía...

Esa ventana

Cuando abrió la ventana, una bocanada de aire fresco le sacudió la cara, revolvió su pelo e hizo que sus ojos se cerraran en...
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad