El anciano

Ayer, dejándome llevar por la tarde seca y fría de este  invierno que no tiene en cuenta las teorías del cambio climático, me senté...

No existo

Últimamente tengo la sensación de que no existo. A pesar de lo que diga mi carnet de identidad. A pesar de que cada mañana...

Mariposa de colores

Su aleteo era cada vez más lento. Sus fuerzas se agotaban y la orilla quedaba demasiado lejos. La mariposa de bellos colores había caído...

La niña, el caballo y el borrico

La niña estaba contenta con su caballo. Hacía lo que ella quería, la seguía, relinchaba si ella se lo pedía, se agachaba para que...

La niña y el álamo azul

Iba al parque con su madre. Jugaba con sus amigas, miraba el lago, admiraba las nubes y veía pasar las bandadas de pájaros cuando...

Hogueras

Cuando el mar quebró las cenizas y desparramó los restos de la hoguera por la playa, el viento se quedó en silencio y los...

Hoja de otoño

El último soplo de aire casi rompe mi único amarre con una existencia que tiende a acabarse de una u otra forma. Cuando llega...

Cruce de caminos

El rigor del invierno se estaba yendo con la llegada de una esperada y tardía primavera. El sol iba ganando terreno en aquella tierra...

Los jalouines (the halloween`s)

La mamá miró a los niños y les sonrió. Que guapos que estaban vestidos de jalouines! Con los trajes que ella misma había comprado...

Quiero mi escaño (o la teoría de los sillones vacíos)

Cada vez que se acercan las elecciones, como en este momento, siempre me pregunto lo mismo: ¿por quién voy a estar representado yo? Aclaremos una...

La rosa moribunda

Temprano desperezó el rocio de sus pétalos. No había amanecido aún ni la niebla había desdibujado sus ronroneos en el valle, cuando aquella rosa...

El esclavo y el rey

El rey reunió lo más colorido de su ejercito. Juntó los caballos alados de sus aduladores, los dragones de sus siervos incondicionales, los unicornios...

La rosa verde

La señora Marcelina me contó, la otra noche, un cuento que le había contado su madre cuando ella era muy pequeña. No entendí por...

Mi luna, tu luna, nuestra luna

Fue cuando el silencio se rompió en miles de estrellas y como perseidas perdidas se fueron acallando en la noche de luna. Fue cuando...

La risa de la tarde

La risa de la tarde se dejó llevar por las lágrimas de una lluvia que reflejaba los últimos rayos en el azul plomizo de...

El último castillo

Hace ya mucho tiempo, en el centro de mi isla, edifiqué un gran castillo. Era de piedra, con unos gruesos muros que lo aislaban...

La tela de araña

Mamá araña dibujó en su peluda cabeza la red que tejería mañana, cuando su hija durmiera en la cuna de hilos que ahora estaba...

La lanza

Arrancó la lanza, mellada de mil batallas, con el asta resquebrajada y con la punta partida en dos de tanto llorar en la arena...

Otro día comenzaba

En el lugar del tiempo en que él vivía, nada era más absoluto que el hecho de ir tirando. Cada día, como el día...

Cuando triunfan los mediocres

El rosario es el rosario. Dijo el cura, y se quedó pensando en lo profundo de lo que había dicho. La feligresa más antigua alabó aquellas...