Migas XXV – IES RÍO ÓRBIGO premiado

Mientras desayunaba le gustaba contar las migas que reposaban en el mantel. Las colocaba por orden de tamaño y color, si, parecerá una bobada,...

ELOY RUBIO CARRO, en memoria

“Ya me ves questó cantando / es que quería llorar / o de bueno o de negro. / La vida la pasar”. Hace poco más...

Migas XXIV – Tus huellas hablarán de vida

Tú que contaste historias llenas de vida y poesía, / que enseñabas a pensar, / que inmortalizaste la vida.  / Tú que llevabas prendido...

A la orilla de la ermita

Bajó de noche porque el día era demasiado largo y demasiado lento en su eterno deambular por la montaña. Bajó en medio de las...

Solo era el perro de mi vecino

Allí estaba otra vez. Sin darme casi tiempo a abrir la puerta, él ya había pasado entre mis piernas y me esperaba en el...

Migas XXIII – Ser miembro de un club de lectura es…

Lo primero que hice cuando me desperté, incluso antes de quitarme las legañas de los ojos, fue volver a leer el poema que iba...

Un jardín con cuatro rosas amarillas

Como casi todos los días, entró en la casa y limpió suelos y paredes. Abrió ventanas y se asomó al balcón. Le gustaba recibir...

Migas XXII – Nacer, crecer y morir

Encima de los cascotes de su casa, una niña gazatí, sentada en una silla de plástico, de las de terraza, abraza a su muñeca...

Migas XXI – Pasión con humor en Passionato

Desde la silla en la que veía el concierto, respiré risas y alegrías. Los dos concertistas, Raúl Azores, clarinete y Norberto Magín, acordeón me...

Los viejos dioses de la montaña

Nueve hombres sabios, decían ellos, tres en representación de cada una de las grandes religiones, iban subiendo aquella senda que se hacía interminable. En...

Nuria Antón: Forjadora de sueños

Nacida en la ciudad de León en junio de 1972, dice que nada la define mejor que sus versos. Es en la poesía y no...

Migas XX – Me quedo en AEDO

Cuando salí del baño la cafetera ya regurgitaba su extraordinario aroma por toda la casa. Tomé del frutero un plátano de la frutería del...

Flechas de ida y vuelta

El señor ingeniero de la guerra se fue hasta su señor con una gran sonrisa que le llenaba toda la cara. No pensó nunca...

Migas XIX – Gran Vía de Veguellina de Órbigo

Gran Vía en Veguellina de Órbigo no es una calle como lo es en Madrid. Fue un establecimiento de restauración donde se instituyeron entretenimientos...

Un brujo demasiado viejo

Bajo un sol que atravesaba el ramaje de los árboles, un sol ya inclinado y con menos fuerza, el brujo miraba las chozas de...

El río Tuerto, en Sueros de Cepeda, estrena Pasarela

(Gracias, entre otros, a Marcos Redondo Martínez, arquitecto de Sueros) El remanso del río vio jugar a los niños y reparó en cómo las madres...

Un puente para cruzar el río

No sé lo que pasaba pero aquella tarde me apetecía cruzar el puente. No era por ninguna razón especial. Simplemente porque estaba allí… y...

Migas XVIII – Villoria de Órbigo con la música

Sobre el dintel de la puerta de entrada a la iglesia del Monasterio Premostratense de Villoria de Órbigo, Maria Reina, la virgen que corona...

MALINCHE

La Escuela de Idiomas  de Astorga organizó una excursión a Madrid para recorrer, por la mañana, el Madrid de los Austrias, y por la...

Volvieron los mirlos

La otra tarde estaba volviendo a mi casa. Buscaba las llaves en mi bolsillo y me disponía a abrir la puerta de la calle...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad