El hogar de la vida XIX – Este Trébol, ya tiene cinco hojas

Si estás leyendo esto  en 3022, te comento que ya en el 2022, buena parte de la humanidad, estábamos intentando  que el cambio climático en nuestro siglo, no avanzara como un dinosaurio gigante sobre Tierra. Naturaleza estaba triste y enfadada con la humanidad, por...

El hogar de la vida XVIII – Cristina Flantains en el Club de Lectura

En el 3022, Naturaleza ya dejaba salir a los humanos a la superficie de Tierra. Algunos estaban construyendo sus casas sobre la superficie terrestre. Poco a poco, la vida volvía a ser mucho mejor que la que se conoció en el 2022. Ahora se...

El hogar de la vida XVII – Ángeles Rodríguez, nos tocaste el alma

Voceo a las paredes, / las chillo, clavo mis pulmones / en sus fibras asustadas. / Asustadas por el vómito de voz / con el que dibujo este ácido / que me está pudriendo. / En las paredes del camino / que circunvala el...

El hogar de la vida XVI – De Felisa Rodríguez a Mercedes G. Rojo

Hace mil años, es decir en el 2022, comentó la profesora de literatura en clase, una mujer preocupada por dar a conocer la obra de escritoras que le habían precedido y no estaban lo suficientemente visibilizadas, comenzó un proyecto al que dedico mucho esfuerzo...

El hogar de la vida XV – Llévame en tu corazón

En la estación, Orynko (nombre de mujer en Ucrania, que quiere decir paz), despidió a su amor. Llévame en tu corazón, dijo mientras le colaba en el bolsillo superior izquierdo del anorak, un corazón de bronce con las iniciales de ambos, sin que éste...

El hogar de la vida XIV – Habitación

En la habitación de casa / dejo el amor y la hiel, / y los libros que me amaron y amé, / y los días tristes de espera. / Dejo los sueños muertos, / la chaqueta raída de la risa. / Dejo las huellas...

El hogar de la vida XIII – 3022, año para la calma

-¿Qué miras Baobab? Le pregunta Desierto, que vive cerca y le observa con respeto. Para Desierto, Baobab es un ser precioso que ve desde su atalaya arbórea los confines del horizonte y que además logra que a su alrededor, concluyan buenos deseos, bajo su...

El hogar de la vida XII – En son de paz

Baobab estaba anonadado, escuchaba la voz y la guitarra de Moncho Otero,  musicando los versos de Paz Martínez. Se había convocado en la explanada donde habitaba Baobab una reunión de humanos, para recordar su vida anterior, de hacía cientos de años. Naturaleza fustigada por la...

El hogar de la vida XI – No a la mutilación genital femenina

Semilla le dijo a Tierra: -Dame cobijo y alimento madre Tierra. No dejes que nadie me haga daño. Quiero llegar a florecer en tu manto verde y dar los frutos que la vida me tiene reservados. Tierra esponjó la hierba que había sobre la semilla....

El hogar de la vida X – Haciendo visible lo invisible

Baobab sonrió al ver cómo muy cerca de él, estaba naciendo un pequeño esqueje que seguramente había surgido de una de sus propias semillas. Cuando crezca, nos abrazaremos con las ramas. Aquel pensamiento le calentó el corazón y agradeció a la naturaleza la vida...

El hogar de la vida IX – Querida sanidad pública

Había una celebración importante, en los túneles donde vivía la humanidad desde que Naturaleza les había desterrado a vivir bajo tierra, Hacía siglos que la humanidad, había salvado de milagro a una epidemia que se llevó a muchos por delante. La Covid-19 dejó en el...

El hogar de la vida VIII – Huma-no, huma-si.

Baobab echaba de menos a su amigo Dinosaurio. Hacía unos meses que Dinosaurio había emprendido el camino para visitar a su familia, allá en el polo, donde Hielo tiene su hogar. Una mañana muy temprano, Baobab divisó algo en el horizonte. Según se iba acercando,...

El hogar de la vida VII – Caliéntame las manos

El hogar de la vida VII - Caliéntame las manos -¡Dinosaurio, eh! Te estaba buscando. ¿Te gusta este paraje? La voz del hijo de su primo vino a sacarle del ensimismamiento. -Esto es precioso. Vivís en un entorno natural lleno de energía, que da protección y...

El hogar de la vida VI – Cuento de qué Navidad

-¡Eileen, Eileen! Retumbaron durante toda la noche las voces desesperadas de sus padres y de todos los migrantes que estaban en el grupo de iraquíes que intentaban pasar a Polonia en una zona cercana a Sidra, una localidad a unos 20 kilómetros de la...

El hogar de la vida V – Invierno

- Buenos días Dinosaurio. Dijo Baobab mientras una brisa fría acunaba sus ramas. – Estamos en los días más cortos y bien se nota. - El invierno está muy cerca y por ese motivo, me pondré en camino hacia las tierras del norte. Como cada...

El hogar de la vida IV – En la cola de vacunación

Viento soplaba un poco picotero, Baobab se quejó, pero de poco le sirvió. Así que decidió entablar conversación con él, le rogaría que le constase una de sus historias de humanos, Viento era un narrador estupendo. - Oye Viento, me pregunto si tendrás un ratito...

El hogar de la vida III – Poesía por Ciudad Juárez

Dinosaurio se encontró a Baobab con un libro entre las manos. -¡Vaya! ¿De dónde has sacado ese ejemplar de hace más de mil años? - Como sabes, en muy contadas ocasiones, Naturaleza deja salir a los humanos del submundo, para que puedan apreciar tanta belleza, precisamente...

El hogar de la vida II – Aromas de naranjo

Como ya sabemos, en el 3.021, Naturaleza, harta de que la presencia humana estuviera dilapidando su esencia, envió a los humanos a las profundidades de su hija Tierra. Así volvieron a lucir en todo su esplendor los árboles, las aguas que ahora estaban libres...

El hogar de la vida I – Santa Cecilia

-¿No te parece Baobab que es una maravilla tener un hogar como Tierra? Observa el entorno, todo huele a naturaleza, las aves con sus trinos nos llenan de alegría el corazón, respira, siente este aire puro que nos ofrece la vida. Baobab asintió esponjando sus...

EL HOGAR DE LA VIDA – Prólogo (Pilar Escamilla Fresco)

Año 3.021. Parte de la humanidad vive escondida en túneles bajo Tierra, otra parte  emigró al espacio en un intento de encontrar comida y una forma de sobrevivir. Hace unos cuantos siglos, la naturaleza se reveló y envió a los depredadores más dañinos, a las...
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad