Refugio LXXXVII – Donación de sangre en Veguellina de Órbigo

Hala, Mazem, Samir, Ghada, la familia al completo, acompañados por los hermanos Ahmad y Khaled, a los que también se ha unido Julia, la hija de Clotilde, vecina de la familia y novia de Ahmad, se dirigen en tropel hacia el centro médico del...

Refugio LXXXVI – Kundalini Yoga

Khaled estaba un poco nervioso. Una compañera de trabajo, con problemas de espalda, le había comentado que desde que practicaba Kundalini Yoga, iba mejor, además estaba aprendiendo a respirar. Después de la presentaciones pertinentes, tomó sitio y se dispuso a dejarse llevar, o a...

Refugio LXXXV – Ágora de Poesía 75

Ghada leyó nerviosa su última composición, ante su madre. A Hala se le inundó el corazón de emoción. Sabía que no podía ser imparcial, pero creía que su hija tenía potencial, era una muchacha con alma viva y justa. Hala sentía, cada vez que escuchaba...

Refugio LXXXIV – Dependencia

Clotilde, la vecina de Hala y Mazem, está muy limitada de movimientos por el avance de su artrosis. Su hija Julia ha solicitado una cuidadora hace varios meses, pero no han recibido respuesta y Clotilde ya no puede hacer muchas de las tareas de la...

Refugio LXXXIII – Letras para el agua

Samir está muy contento, le han llamado para exponer sus pinturas en la casa del pueblo de Cogorderos. Ha inspirado su colección de óleos, en las historias que cuentan los lugareños de un pueblo que existió hace muchos años, llamado Oliegos, y que se vio amputado...

Refugio LXXXII – El rabel en Veguellina de Órbigo

LOA AL RABEL Semilla, flor, árbol, / madrea madre y compañera, / que en tu vientre de armonía / duerme el sonido de la tierra. / Una voz milenaria, / escondida en el origen del tiempo,  / sube a la grupa del viento / para atrapar...

Refugio LXXXI – ¿Humanos o “animaloides”?

ERA YO, ESTA VEZ ERA YO / Un estertor de vuelo caído / se posó en los poros de aquel día. / Respiraba soportando / la piedra que se me había /quedado pegada al cuerpo. / Me pregunté si  a las piedras, / también les...

Refugio LXXX – Miguel Trébol, el cine en vena

Khaled, ha sido un gran  divulgador del teatro de sombras chinescas que le enseñó su padre, en el país del que salieron él y su hermano, después de que la guerra les hubiera arrebatado todo, pero la vida les ha mantenido juntos. Juntos y queridos...

Refugio LXXIX – Sones del Órbigo con la E.P.A

La vida a veces se queda velada en el estante de la enfermedad. Hay quien  sujeta sus ganas a la persona que tiene al lado. Otros procuran entender qué hilos atan su vida a un enemigo al que han de acercarse para entenderlo mejor. Otros...

Refugio LXXVIII – Literatura en Oteruelo de la Valduerna

-¿Qué tienes que hacer este fin de semana? Te necesito, bueno os necesito a ti y a tu hermano. Me han llamado de la asociación cultural “El escalerón” de Oteruelo de la Valduerna. Quieren hacer una exposición con mis obras, alguien de allí vio cuadros...

Refugio LXXVII – Veguellina de Órbigo, renace al verso

-¡Ghada llegaremos tarde a “Poesía a Orillas del Órbigo”! ¿Qué demonios andas haciendo? La que así llamaba a su hija era Hala, que llevaba un rato esperando a su hija en compañía de su marido Mazem, para acercarse al hermoso paraje de...

Refugio LXXVI – ÁGORA LXXIII

-Buenas noches a todos y gracias por dejarme participar en esta septuagésima tercera  edición del ÁGORA, aquí en el anfiteatro de San Marcos. Mi nombre es Ghada, es la primera vez que vengo a leer y estoy un poco nerviosa, pues todos los que me...

Refugio LXXV – Paz Martínez, nido de palabras

Los grillos que cantan a la luna / no saben que hoy ella no saldrá. / ¿Se callarán, después, / de haber ensayado a coro / la melodía del viento? / Hoy la luna no sale, pero / en las cornisas de la memoria,...

Refugio LXXIV – Maisa Marbán maga de las palabras

En la casita de Flor, / viven tres hormiguitas /  un pequeño caracol, / y una trabajadora cigarra / a la que no le gusta nada el sol. / Flor es muy hermosa, / tiene tres clases de pétalos / alegres, solidarios y buenos,...

Refugio LXXIII – Gracias Amancio Ortega

El móvil vibro en su bolso:            -¿Diga? -¿Es usted Julia M.R.?  - Si, yo soy. - Mire,  la llamamos del ambulatorio. Usted tenía cita para hacerse unas mamografías mañana por la tarde, pero se ha estropeado el aparato y tenemos que...

Refugio LXXII – “Arco Iris” en Veguellina de Órbigo

Khaled llegó nervioso a la sede del grupo de teatro del barrio. Iba a decirles que le gustaría formar parte del equipo y no sabía si le aceptarían o le harían alguna prueba para dejar que se incorporara a “Arco Iris” que así se llamaba...

Refugio LXXI – Si donas, te unes al cauce de la vida

Había charcos de muerte en la calle. Charcos llenos de sangre de los que salían venas finas difumadas por la lluvia que comenzó a caer agónica. Los pequeños regueros, resbalaban cuesta abajo hasta llegar a otro charco más grande. De pronto alguien que venía corriendo,...

Refugio LXX – Vivencias de una emigrante llamada Felisa

Fotografía: Cuando salí de mi patria, / hice una fotografía, / y la guardé en mi pecho, / que nadie la destruya, / Sus colores son tan fuertes, / y tienen tanta energía, / que atraviesan mi costado, / para ayudar al sol saliente, /...

Refugio LXIX – Lista de la compra

-Ahí te va la lista de la compra. Ahmad extendió la nota a su hermano mientras se colocaba la chaqueta para salir al trabajo.             Khaled tomó el papel y comenzó a leer sin fijarse demasiado. Se había levantado un poco...

Refugio LXVIII – Párvula nAnAs

-¿Alguno de vosotros me cantaría una nana? Preguntó Kaled en clase. Ningún alumno se ofreció para cantar. –Bueno, ya que parece que no estáis dispuestos, os voy a poner un disco para que escuchéis algunas. Pero antes os entonaré yo una de mi país. En...