A Pispo le gusta mirar al mar

Casi no me di cuenta cuando acabó de amanecer. Iba con Pispo por el paseo de la playa, de lado a lado del mismo,...

Velas rojas

El agujero en la proa era demasiado grande. El agua entraba y no daba tiempo a sacarla. Achicaba a tope pero las fuerzas del...

Cruce de caminos

El rigor del invierno se estaba yendo con la llegada de una esperada y tardía primavera. El sol iba ganando terreno en aquella tierra...

El desierto de siempre

Aventurado en aquel desierto, casi rojo, que le quemaba sus pies cansados y hastiados de tiempo y de distancia, metido hasta dentro en el...

Un sueño de invierno

Viejo sueño de invierno, tapado de nieve, recogido entre el frio de la tarde y la escarcha de la madrugada. Viejo sol escondido...

Mariposa de colores

Su aleteo era cada vez más lento. Sus fuerzas se agotaban y la orilla quedaba demasiado lejos. La mariposa de bellos colores había caído...

La lanza

Arrancó la lanza, mellada de mil batallas, con el asta resquebrajada y con la punta partida en dos de tanto llorar en la arena...

El anciano

Ayer, dejándome llevar por la tarde seca y fría de este  invierno que no tiene en cuenta las teorías del cambio climático, me senté...

Cuéntame un cuento

Cuando mi amigo nació, yo ya había nacido, pero mi vida, hasta entonces, carecía por completo de sentido. No sentía nada, solamente el vacío...

Ciudad blanca

Nadie se dio cuenta. Todo el mundo estaba a sus cosas, insustanciales cosas de la vida que sirven para pasar el rato, para hacerse...

El parlador de la corte

Maravilló a todos con su elocuencia, con su prestura y con sus dádivas frecuentes en los salones de aquella corte llena de rellenos señores...

Doña Funci

Doña Funci, Srta. Onaria para los que no la conocen demasiado, llegó a su mesa como todas las mañanas desde hacía ya muchos años. Acababa...

La cuerda

El rebaño pastaba mansamente, como es costumbre en las ovejas. Casi nada las asusta. Los perros guardianes están colocados en su sitio, vigilando. El pastor,...

El regalo

Recogió la luz con sus manos maduras de años y con arrugas cargadas de recuerdos. La puso delante de sus ojos, casi ciegos y...

La tela de araña

Mamá araña dibujó en su peluda cabeza la red que tejería mañana, cuando su hija durmiera en la cuna de hilos que ahora estaba...

La risa de la tarde

La risa de la tarde se dejó llevar por las lágrimas de una lluvia que reflejaba los últimos rayos en el azul plomizo de...

Los gigantes cabezudos

Érase una vez que se era dos gigantes cabezudos. Vivían en la misma casa, heredada de sus antepasados pues ellos no hubieran sido capaces...

Laberinto

Allí estaba. Frente a mí, como un desafío, como el desafío que tanto estaba buscando pero que, a la vez, tanto temía. Por fuera, el laberinto...

El último castillo

Hace ya mucho tiempo, en el centro de mi isla, edifiqué un gran castillo. Era de piedra, con unos gruesos muros que lo aislaban...

Esa sonrisa que vi en su cara me devolvió mis ganas...

Era la sonrisa de una mujer de edad, hastía de años y de zozobras, cansada y agotada de ver pasar el tiempo sentada en...
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.