Mi luna, tu luna, nuestra luna

Fue cuando el silencio se rompió en miles de estrellas y como perseidas perdidas se fueron acallando en la noche de luna. Fue cuando...

Ayer te vi

Ayer te vi. Estabas como siempre. Por ti si que no pasan los años. Ayer te vi. Majestuosa, rodeada de azules y de nieblas. Con tu...

A Pispo le gusta mirar al mar

Casi no me di cuenta cuando acabó de amanecer. Iba con Pispo por el paseo de la playa, de lado a lado del mismo,...

El mendigo

Aquella tarde había sido perfecta. Sus acciones en bolsa habían subido un doce por ciento, se había granjeado la amistad del gerente de la...

Los “gurús” en época de crisis

Cuando yo era casi feliz con mi ignorancia, acumulada en miles de auroras florecientes y prometedoras, vinieron los modernos gurús. Y quisieron decirme lo que...

Esa sonrisa que vi en su cara me devolvió mis ganas...

Era la sonrisa de una mujer de edad, hastía de años y de zozobras, cansada y agotada de ver pasar el tiempo sentada en...

Los perros de la Navidad

Rebuscó en su bolso las monedas de céntimos que le habían devuelto en su última compra en el supermercado. Mientras se las entregaba...

Caminos

Hubo un tiempo en que un camino era un camino. Y un camino no hay que confundirlo con una cañada. La cañada es una “vía para...

La cuerda

El rebaño pastaba mansamente, como es costumbre en las ovejas. Casi nada las asusta. Los perros guardianes están colocados en su sitio, vigilando. El pastor,...

El esclavo y el rey

El rey reunió lo más colorido de su ejercito. Juntó los caballos alados de sus aduladores, los dragones de sus siervos incondicionales, los unicornios...

El enésimo día después

Y volvemos a empezar. Han ganado unos y han perdido otros. Esta vez sí. En contra de lo que siempre había pasado en...

Cuéntame un cuento

Cuando mi amigo nació, yo ya había nacido, pero mi vida, hasta entonces, carecía por completo de sentido. No sentía nada, solamente el vacío...

España negra y España blanca

Cuando Evaristo fue asesinado, el clamor llegó hasta el cielo. El pueblo entero se conmocionó, se vio gente llorando por todas partes, los vecinos...

Otro día comenzaba

En el lugar del tiempo en que él vivía, nada era más absoluto que el hecho de ir tirando. Cada día, como el día...

La niña y el álamo azul

Iba al parque con su madre. Jugaba con sus amigas, miraba el lago, admiraba las nubes y veía pasar las bandadas de pájaros cuando...

El regalo

Recogió la luz con sus manos maduras de años y con arrugas cargadas de recuerdos. La puso delante de sus ojos, casi ciegos y...

La lanza

Arrancó la lanza, mellada de mil batallas, con el asta resquebrajada y con la punta partida en dos de tanto llorar en la arena...

Los gigantes cabezudos

Érase una vez que se era dos gigantes cabezudos. Vivían en la misma casa, heredada de sus antepasados pues ellos no hubieran sido capaces...

Estatua de piedra

Me postré a tus pies cuando casi nadie lo hacía. Imploré tus gracias y abastecí de flores tu estatua cuando casi ningún humano recorría...

Nos hemos equivocado

El silencio de su sonrisa dejó escapar miedos de mi interior. Levantó enredos de mariposas azules y blancas de esas sábanas ajadas entre sombras...