El equipo de gobierno PSOE-Podemos empeñó su palabra con el Grupo Municipal del Partido Popular en la Junta de Portavoces del pasado 23 de marzo al comprometerse a que la moción para iniciar la retirada del amianto en la ciudad se trasladaría a las comisiones de Desarrollo Urbano y Hacienda, por ese orden, antes de ser debatida en el Pleno. Una vez más, Diez ha dado la espalda no solo a los populares y a la oposición, sino también al interés de los leoneses ya que próximamente la retirada del tóxico amianto será una obligación y ahora el Ayuntamiento puede acometer este tipo de gastos al haber salido del Plan de Ajuste; lo que no podían hacer los anteriores equipos de gobierno al estar atados para revertir el brutal endeudamiento que dejó el mandato socialista 2007-2011 a todos los leoneses.

Si por algo pasará a la historia el actual equipo de gobierno PSOE-Podemos dirigido por el alcalde Diez no será por cumplir su promesa de convertir a León en un ‘Ayuntamiento de cristal’ y por hacer de la participación su principio para gestionar la ciudad. Más bien, todo lo contrario.

A día de hoy, los leoneses han pasado por 21 meses de gestión socialista en el que las decisiones que han afectado a la ciudad las ha tomado exclusivamente José Antonio Diez. Además, los grupos políticos de la oposición en varias ocasiones han tenido que unirse para impulsar determinadas acciones imprescindibles para León ante la desidia socialista.

El último ejemplo de las ‘mañas’ de este equipo de gobierno ha sido el tratamiento a la moción del Partido Popular, y la posterior adhesión de Ciudadanos, para impulsar la inmediata eliminación del fibrocemento (amianto, ‘uralitas’) en la ciudad. El equipo de gobierno PSOE-Podemos empeñó su palabra con el Grupo Municipal del Partido Popular en la Junta de Portavoces del pasado 23 de marzo al comprometerse a que la moción para iniciar la retirada del amianto en la ciudad se trasladaría a las comisiones de Desarrollo Urbano y Hacienda, por ese orden, antes de ser debatida en el Pleno.

Una vez más, Diez ha dado la espalda no solo a los populares y a la oposición, sino también al interés de los leoneses ya que próximamente la retirada del tóxico amianto será una obligación y ahora el Ayuntamiento puede acometer este tipo de gastos al haber salido del Plan de Ajuste; lo que no podían hacer los anteriores equipos de gobierno al estar atados para revertir el brutal endeudamiento que dejó el mandato socialista 2007-2011 a todos los leoneses.

MOCIÓN QUE PRESENTA EL GRUPO MUNICIPAL POPULAR DEL AYUNTAMIENTO DE LEÓN PARA SU INCLUSIÓN EN EL ORDEN DEL DÍA DEL PRÓXIMO PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE LEÓN, PARA SU DEBATE Y APROBACIÓN, AL AMPARO DE LO ESTABLECIDO POR LA LEY 7/1985, DE 2 DE ABRIL, REGULADORA DE LAS BASES DEL RÉGIMEN LOCAL Y EL REAL DECRETO 2568/1986, DE 29 DE NOVIEMBRE, POR EL QUE SE APRUEBA EL REGLAMENTO DE ORGANIZACIÓN, FUNCIONAMIENTO Y RÉGIMEN JURÍDICO DE LAS ENTIDADES LOCALES, ARTÍCULO 97.3

 

MOCIÓN DEL GRUPO MUNICIPAL DEL PARTIDO POPULAR PARA LA ELIMINACIÓN URGENTE DEL FIBROCEMENTO.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Los tejados de fibrocemento, material conocido por el nombre comercial de ‘uralita’, son aún visibles en muchas edificaciones. La legislación española contempla sustituir estos materiales al final de su vida útil por la peligrosidad que supone la presencia de amianto/asbesto que se desprende de las mismas. El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo y otros estudios de especialistas en el sector de materiales estima esta vida útil entre los 25 y 35 años de media. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que cada año en Europa se diagnostican entre 20.000 y 30.000 nuevos casos de enfermedades relacionadas con el amianto.

La puesta en marcha de medidas contra este material es una reivindicación de un amplio grupo de colectivos, como la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, la Asociación Española contra el Cáncer, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos y Ecologistas en Acción, que se han unido para solicitar una ley integral contra el amianto.

La Orden ministerial del 7 de diciembre de 2001, que traspuso la Directiva 1999/77/CE,  estableció que a partir del 14 de junio de 2002 el amianto en todas sus variedades quedaba prohibido, no pudiendo comercializarse en nuestro país ningún producto que lo contenga en su composición a partir del 14 de diciembre de 2002. Por lo tanto, desde el 14 de junio de 2002 ningún proceso industrial puede utilizar amianto como materia prima y desde el 14 de junio tampoco se puede ni vender ni adquirir productos con amianto.

El Gobierno de España tiene previsto aprobar en los próximos meses la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados, normativa que obligará a todos los ayuntamientos a elaborar un censo de instalaciones con amianto y un calendario para la retirada de este material cancerígeno antes de finales de 2022. Ante esta situación, los municipios tienen que actuar de inmediato ante la ingente labor de localizar y clasificar cada uno de los lugares con presencia de este material.

En el municipio de León existen numerosas cubiertas y tuberías en edificios construidas con placas de fibrocemento, mezcla de cemento y amianto (o asbesto). El amianto es un mineral compuesto de fibras microscópicas, un material tóxico que se disgrega en pequeñas fibras que se desprenden en el aire.

La exposición continua al amianto puede provocar problemas respiratorios por inhalación de las fibras de este mineral y puede derivar en enfermedades graves, como asbestosis, cáncer de pulmón o mesotelioma. Actualmente no existen subvenciones a nivel estatal para retirar tejados o aislamientos de fibrocemento o ‘uralita’ a pesar de que los particulares están realizando paulatinamente la sustitución de estas cubiertas.

Así mismo, este tipo de cubiertas perjudica el propio aislamiento de los edificios y sus condiciones energéticas. Lugares tan sensibles como las casetas de los Huertos Municipales, los Almacenes Municipales (donde acuden cada día cientos de empleados), los CEAS y otros puntos necesitan eliminar estas cubiertas para asegurar que en el aire no existen estas partículas microscópicas altamente perjudiciales y que causan preocupación entre los trabajadores y los vecinos de León.

Además, esta iniciativa generará empleo en el sector de la construcción lo que redundará positivamente  para impulsa la actividad en la ciudad de León.

Por lo expuesto, el Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de León, presenta la siguiente:

PROPUESTA DE ACUERDO

  1. Realizar un inventario de las edificaciones con fibrocemento para la sustitución urgente del mismo en aquellas de titularidad municipal, dada la extrema gravedad que la exposición a este tipo de material representa para la salud, avalada sobradamente por estudios científico-médicos, y la próxima aprobación de la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados.
  2. Instar al Ayuntamiento de León al estudio para la implantación de una línea de ayudas para la eliminación del fibrocemento de todo tipo de edificaciones de forma coordinada con la aplicación de la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados.

Impactos: 18