El Instituto Leonés de Cultura (ILC) de la Diputación de León ha sufragado la mayor parte de las obras de restauración del atrio de la iglesia de San Nicolás el Real en Villafranca del Bierzo, uno de los templos más singulares, identificativos y monumentales de toda la comarca

Los trabajos contaron con un presupuesto total cercano a los 179.000 euros y consistieron sobre todo en la eliminación de daños constructivos y en la mejora de la accesibilidad general, así como en la integración de un notable empedrado que afloró durante la realización de la obra      

El atrio de la gran iglesia de San Nicolás, uno de los monumentos más reconocibles de Villafranca del Bierzo, acaba de ser objeto de unas profundas labores de restauración, limpieza y acondicionamiento sufragadas en su mayor parte por el Instituto Leonés de Cultura (ILC) de la Diputación Provincial de León. Una actuación que, además de consolidar paramentos y mejorar la accesibilidad general del edificio, ha permitido descubrir parte de una rampa empedrada al modo tradicional que se encontraba cubierta por una capa de hormigón armado y que ha sido recuperada por dictamen de la Comisión de Patrimonio.

Los trabajos contaron con un presupuesto total cercano a los 179.000 euros, de los cuales el 90% fue aportado directamente por el Instituto Leonés de Cultura mientras que el resto corrió a cargo del Ayuntamiento de Villafranca del Bierzo. El diputado de Cultura, Arte y Patrimonio, Pablo López Presa, visitó la obra acompañado por el coordinador de Proyectos del ILC, Emilio Gancedo; el alcalde de Villafranca, José Manuel Pereira; el concejal de Cultura, Juan Rasilla; y otros miembros del equipo de gobierno municipal.

En esencia, la intervención consistió en la reparación de los numerosos daños presentes en el atrio; en la mejora de elementos impropios, procedentes de reformas improvisadas; y en la dignificación de los acabados para equipararlos a la categoría de la fachada. Así, se ha saneado completamente el terreno que constituye la base de la plataforma del atrio y se ha desplegado una red enterrada de evacuación de pluviales con objeto de encauzar el desagüe del caudal acumulado. También se ha procedido a recomponer la sillería de la esquina sur y las mamposterías del testero norte, y se ha formado una especie de balcón-mirador sobre el paseo inferior. Los sillares fragmentados o que habían perdido materia se han sustituido o recompuesto, y se ha colocado un nuevo pavimento con un material duradero y acorde con la dignidad del monumento.

En cuanto a la aparición, durante la realización de estos trabajos, de un pavimiento enchinarrado de buena factura bajo la escalera lateral de acceso, supuso la necesidad de repensar la solución que contemplaba el proyecto tomando también en consideración las intenciones que el Ayuntamiento de Villafranca transmitió en el sentido de mantener visible este hallazgo siguiendo las sugerencias expresadas por algunos ciudadanos de la localidad. Con esta intención se creó una calzada inclinada que incorpora los restos del pavimento antiguo, en una propuesta que compatibiliza la exposición del citado empedrado con la naturaleza de los demás elementos de esta monumental escalera.

El proyecto, obra del arquitecto Eloy Algorri, incluyó la formación, ex novo, de los tramos iniciales de las escaleras a fin de mejorar su categoría material y arquitectónica, y la eliminación de las cancelas, así como la colocación de nuevas barandillas con un diseño más acorde con el estilo de la escalinata.

La iglesia-convento de San Nicolás el Real es un complejo arquitectónico del siglo XVII inspirado en el Real Seminario de Estudios de Monforte de Lemos que, a su vez, intentaba reproducir El Escorial. Por su traza, tamaño y representatividad icónica, el edificio se relaciona con otras construcciones monumentales de la Compañía de Jesús, tales como el Colegio Imperial de Madrid o la Clerecía de Salamanca.

Impactos: 21