Museo Etnográfico Provincial de León. Diputación de León.

FECHAS: 9 de octubre 2019 – 19 de enero 2020

INAUGURACIÓN: 9 de octubre a las 13:30 h.

LUGAR: Museo Etnográfico Provincial de León. Mansilla de las Mulas.

La Diputación de León a través del Museo Etnográfico Provincial de León, programa del 9 de octubre de 2019 al 19 de enero de 2020 la EXPOSICIÓN TEMPORAL denominada: “El Juego de la Oca”, exposición producida por la Fundación Joaquín Díaz de Urueña (Valladolid) y a la que el Museo Etnográfico Provincial de León ha añadido nuevas piezas y montaje museográfico.

La Exposición Temporal “El Juego de la Oca” cuenta con medio centenar de modelos históricos de juegos de oca. Se trata de una selección de tableros europeos (Italia, Francia, Holanda, Inglaterra y España) conteniendo uno de los juegos más entretenidos de la historia al que se han atribuido desde su origen muchas aplicaciones como adivinatorias, educativas o lúdicas. Para Joaquín Díaz, el Juego de la Oca pertenece a ese tipo de diversiones que son una metáfora de la vida en sociedad y de la comunicación a través de relatos: tiene un principio y un fin, están presentes los animales y la naturaleza, son frecuentes los obstáculos (peligro de no poder movernos, suerte o desgracia) y sobre todo representa el viaje laberíntico de la existencia con sus variantes imprevisibles.

La antigüedad de juegos similares está muy documentada y, hasta que aparecen algunos tableros en Italia en el siglo XVI que difunden el nombre actual de la Oca, muchos escritos parecen asimilar los juegos de este tipo al Camino de Santiago, a los Templarios y a otras fuentes esotéricas como el Tarot, pero también a divertimentos como la lotería o los tableros franceses e italianos del mochuelo.

Basado, aparentemente, en la suerte de dos dados, el juego pretendía ser un remedio del propio camino de la vida y sus obstáculos, representados por 63 casillas cuyo número no era arbitrario. Las teorías Hipocráticas dividían la existencia del ser humano en el mundo en nueve períodos de siete años cada uno. En esos períodos se iban produciendo determinados hechos (dentición, pubertad, madurez, crisis) que en el juego quedaban representados por diversas figuras que retrasaban, entorpecían o favorecían el recorrido. La llegada al número final suponía un éxito y una combinación de habilidad y suerte.

El juego de la oca ha sido desde siempre una herramienta fundamental en el aprendizaje de los más pequeños y aún continúa siéndolo, es una exposición que gustará no solo a los más pequeños sino también a los adultos pues ¿quién no ha jugado alguna vez a este juego?

Impactos: 30