El concejal de Deportes y Movilidad, Vicente Canuria, asegura que “es necesario cambiar nuestro hábitos de consumo y nuestra forma de desarrollo para intentar reducir las emisiones de gases de efecto invernadero e intentar paliar las consecuencias del cambio climático”

Las emisiones totales de contaminantes del municipio de León han experimentado un incremento de 71.647,23 toneladas desde el año 2015

Calor extremo, precipitaciones extremas, inundaciones o periodos de sequía más largos son algunos de los riesgos a los que se enfrenta la capital leonesa

Las actividades de la Semana Europea de la Movilidad que organiza el Ayuntamiento de León se centran hoy en la lucha contra el cambio climático, uno de los mayores riesgos para la viabilidad del planeta. Dentro esta programación, el salón de actos del Ayuntamiento de Ordoño II de León ha acogido esta mañana la presentación de los informes ‘Evaluación de los riesgos y vulnerabilidades climáticas’ y la Huella de carbono’ tanto del municipio de León como del propio Consistorio.

El concejal de Deportes y Movilidad, Vicente Canuria, ha participado en el acto al que han asistido un nutrido grupo de escolares de distintos centros de la ciudad y ha explicado que “para intentar reducir al máximo las emisiones de gases de efecto invernadero e intentar paliar las consecuencias del cambio climático es necesario conocer de manera rigurosa la situación actual”.

Para conseguirlo, ha añadido, el Consistorio lleva desde 2015 recogiendo y analizando datos para constatar la huella de carbono generada tanto por el municipio de León como por la propia institución así como una evaluación de riesgos y vulnerabilidades climáticas a los que se enfrenta la ciudad.

“Teniendo en cuenta estos informes, avalados por los servicios municipales, se puede ver la necesidad de cambiar nuestros hábitos de consumo y nuestra forma de desarrollo, tanto del transporte como de la industria. Uno de los principales causantes de la contaminación es el transporte por lo que debemos reflexionar, sensibilizar a la población y diseñar políticas para revertir la situación”.

A este respecto, el edil ha precisado que el Ayuntamiento de León va a continuar monitorizando todos estos indicadores y recabando información y que, además, se plantea llevar a cabo el cambio del parque móvil municipal al sistema eléctrico o híbrido de forma paulatina para reducir las emisiones de gases contaminantes.

Huella de carbono

En lo que se refiere a la huella de carbono, las emisiones contaminantes totales del municipio de León han experimentado un incremento de 71.647,23 toneladas en los últimos cuatro años. Según los datos extraídos del informe elaborado por el Ayuntamiento de León, en el año 2015 las emisiones totales del municipio se cifraron en 754.687 toneladas de CO2 frente a las 826.334,23 toneladas de CO2 el pasado año, 2018.

Respecto a las instalaciones fijas, el sector residencial es el que mayores consumos y emisiones asociadas presenta, seguido de la industria. La electricidad y el gas natural son los vectores energéticos que más contribuyen a las emisiones.

En lo que se refiere al transporte, el transporte privado y el comercial son los más contaminantes aunque en 2018 se produce una disminución del consumo energético generalizado en este sector acompañado de una disminución de las emisiones.

Por último, teniendo en cuenta la fuente de contaminación, el sector del transporte privado y comercial es el mayor responsable tanto de consumo como de emisiones, un 32,23% del total, seguido por el sector residencial con un 20,56%.

El estudio también recoge y analiza la huella de carbono del Ayuntamiento de León que ha crecido 2.338,92 toneladas desde el año 2015 ya que ha pasado de emitir contaminantes por valor de 12.158,69 toneladas de CO2 en 2015 a 14.497,61 en 2018, lo que supone un incremento de casi el 20%.

La contaminación procede principalmente del consumo eléctrico seguido por el consumo de gas natural asociado a las instalaciones fijas que representa un 41,85% y un 24,63% respectivamente. Respecto al transporte, que engloba tanto a la flota municipal como al transporte público, representa el 21,65% del total.

Evaluación de los riegos y vulnerabilidades climáticas

Por otro lado, también se ha dado a conocer el estudio ‘Evaluación de Riesgos y Vulnerabilidades Climáticas’ del municipio de León con el fin de establecer las bases para definir las medidas necesarias de mitigación  y adaptación adecuadas ante estos desafíos.

Episodios de calor extremo, precipitaciones extremas, inundaciones, periodos de sequía más prolongados y un descenso de la humedad relativa son algunos de los riesgos a los que se enfrentará la capital leonesa en los próximos años.

INFORME DEL AYUNTAMIENTO DE LEON

El Ayuntamiento de León emite un informe sobre la huella de carbono y la vulnerabilidad climática

CAMBIO CLIMÁTICO

El cambio climático, provocado por el calentamiento global y la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), en especial el CO2, es uno de los mayores riesgos para el Planeta. Se llama cambio climático a la variación global del clima de la Tierra y es debido tanto a causas naturales como antrópicas, afectando a todos los parámetros climáticos: temperatura, precipitaciones, nubosidad, etc., si bien existen suficientes evidencias de que la mayor parte del calentamiento global ha sido y es causado por la acción del hombre.

  1. HUELLA DE CARBONO

Casi todas las actividades que realizamos y los bienes que utilizamos implican consumir energía, lo que significa contribuir a las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. En este contexto, la huella de carbono es un indicador utilizado para cuantificar las emisiones de todos los gases de efecto invernadero asociados a la actividad de organizaciones, ciudadanía individual, ciclo de vida de los productos y la realización de servicios, y poder así determinar su contribución al cambio climático. La huella de carbono representa la totalidad de gases de efecto invernadero emitidos tanto por efecto directo (por ejemplo, el uso de un vehículo) como indirecto (por ejemplo, la energía consumida para iluminación).

Con el fin de obtener un solo dato numérico que permita determinar la situación y evaluar la evolución de la contribución al cambio climático de una organización, individuo, etc., todos los gases de efecto invernadero producidos son transformados a unidades de dióxido de carbono equivalente. Así, la huella de carbono se expresa en toneladas de CO2 equivalentes.

Este indicador es una herramienta que permite mostrar un compromiso de responsabilidad y concienciación, así como definir mejores objetivos, políticas de reducción de emisiones más efectivas y acometer iniciativas de ahorro, gracias a un mejor conocimiento de los puntos críticos.

Nota.- Dentro de los gases que tienen la denominación de gases de efecto invernadero, se encuentran: vapor de agua, dióxido de carbono, metano, óxidos de nitrógeno, ozono, CFCs (clorofluorocarbonos), HFCs (hidrofluorocarbonos), PFCs (perfluorocarbonos) y hexafluoruro de azufre.

1.1. HUELLA DE CARBONO DEL AYUNTAMIENTO DE LEÓN

En el año 2014 el Gobierno de España creó el ‘Registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de CO2’, en el que Ayuntamiento de León ha sido inscrito sucesivamente tras el cálculo de su huella de carbono para los años 2015, 2016, 2017 y 2018 habiéndosele otorgado el sello ‘Calculo’. Para la realización de la monitorización continuada de su huella de carbono, el Ayuntamiento de León ha contemplado las emisiones derivadas de los servicios que presta a la ciudadanía y el resultado de los consumos de electricidad y de combustibles fósiles de todas las dependencias municipales.

El estudio ha mostrado un aumento de 2.338,92 toneladas totales emitidas de CO2 equivalente, entre los años 2015 (12.158,69 tCO2e) y 2018 (14.497,61 tCO2e) lo que supone un incremento del 19,24%.

Las emisiones proceden principalmente del consumo eléctrico seguido por el consumo de gas natural asociados a instalaciones fijas, lo que supone un 41,85% y un 24,63% respectivamente del total de emisiones. Respecto al ransporte (flota municipal y transporte público), representa el 21,6% del total de emisiones.

La huella de carbono en el Ayuntamiento de León ha variado, a lo largo de los años en que este indicador ha sido monitorizado, de la siguiente manera:

• 2015: 6,87 tCO2/hab.

• 2016: 6,32 tCO2/hab.

• 2017: 7,72 tCO2/hab.

• 2018: 7,90 tCO2/hab.

1.2. HUELLA DE CARBONO DEL MUNICIPIO DE LEÓN

Por otra parte, y con el fin de conseguir una sociedad más concienciada, una economía más sólida y competitiva y un enfoque de ciudad más sostenible, saludable y segura, se ha calculado la huella de carbono del municipio de León para los años 2015, 2016, 2017 y 2018.

Los cuatro sectores clave identificados son los siguientes: 1) edificios, equipamiento e instalaciones municipales, 2) industria, edificios, equipamiento e instalaciones terciarios (no municipales), 3) edificios residenciales y 4) transporte.

Las emisiones totales del municipio de León para el año 2015 se cifran en 754.687 toneladas de CO2, observándose un incremento de 71.647,23 toneladas en el año 2018 (826.334,23 t), lo que supone un aumento porcentual del 9,49%. Respecto a las instalaciones fijas, el sector residencial es el que mayores consumos y emisiones asociadas presenta, seguido de la industria no RCDE-Régimen de Comercio de Derechos de Emisión-. La electricidad y el gas natural son los vectores energéticos que más contribuyen a las emisiones.

En lo referente al transporte, los mayores consumos y emisiones aparecen en el transporte privado y comercial, si bien en 2018 se produce una disminución del consumo energético generalizado en este sector acompañado de una disminución de las emisiones.

Por último, comparando las emisiones por fuente de emisión, el sector del transporte privado y comercial es el mayor responsable tanto de consumo como de emisiones (un 32,23% del total), seguido por el sector residencial (un 20,56% del total).

La huella de carbono en el municipio de León ha variado, a lo largo de los años en que este indicador ha sido monitorizado, de la siguiente manera:

• 2015: 5,97 tCO2/hab.

• 2016: 6,25 tCO2/hab.

• 2017: 6,54 tCO2/hab.

• 2018: 6,62 tCO2/hab.

  1. EVALUACIÓN DE LOS RIESGOS Y VULNERABILIDADES CLIMÁTICAS DEL MUNICIPIO DE LEÓN

El conocimiento de los riesgos a los que se enfrentan los sistemas urbanos y el establecimiento de medidas de adaptación al cambio climático son elementos clave para preparar a las ciudades y a su ciudadanía de cara al futuro. Así, prever y hacer frente a los eventos extremos y mejorar gradualmente las medidas de adaptación existentes puede ofrecer soluciones efectivas a corto y medio plazo. Por todo ello, se ha llevado a cabo la ‘Evaluación de los riesgos y vulnerabilidades climáticas del municipio de León’ con el fin de establecer las bases para definir las medidas necesarias de mitigación y adaptación adecuadas ante estos desafíos.

Se han considerado los siguientes riesgos y peligros climáticos especialmente relevantes para el municipio de León: calor extremo, frío extremo, precipitación extrema, inundaciones, sequías, tormentas, avalanchas, incendios forestales.

  1. CALOR EXTREMO: La temperatura máxima media anual ha aumentado en los últimos años y su tendencia en los escenarios climáticos analizados es al alza. En lo relativo a las olas de calor, se refleja un incremento de las mismas tanto en duración como en la frecuencia.
  2. FRÍO EXTREMO: La temperatura mínima media anual refleja un leve descenso actual, si bien las proyecciones climáticas para los escenarios estudiados proyectan una tendencia al incremento de las temperaturas mínimas. Las olas de frío disminuirán su duración y frecuencia.
  3. PRECIPITACIÓN EXTREMA: El municipio ha visto reducidas las precipitaciones medias anuales en los últimos años y hay una ligera tendencia al descenso de las mismas (los pequeños cambios serán más notables en primavera y verano). El riesgo de precipitación extrema en escenarios futuros, se prevé que aumente.
  4. INUNDACIONES: En los últimos años ha incrementado la frecuencia de eventos de inundación en el municipio.
  5. SEQUÍAS: Se aprecian mayores periodos de sequía en los últimos años y un ligero descenso de la humedad relativa.
  6. TORMENTAS: No se observa un incremento significativo del número de tormentas en los últimos años.
  7. AVALANCHAS (por nevadas o deslizamientos de tierra producidos por fenómenos de lluvias intensas): Este fenómeno no supone un riesgo significativo.
  8. INCENDIOS FORESTALES: Los incendios en prados y solares son los que en los últimos años han supuesto algún riesgo en el municipio. Se revela una tendencia al incremento de los mismos desde el año 2008, si bien es destacable la significativa reducción desde la entrada en vigor de la ‘Ordenanza municipal reguladora de limpieza’ que obliga a la limpieza/mantenimiento de solares y terrenos privados.

Impactos: 46