Durante el pasado año se recogieron en todo el territorio leonés cerca de 3.400 toneladas de residuos de diferentes tipos. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha elaborado un manual de buenas prácticas para la correcta explotación de los puntos limpios que hoy se ha presentado en León.

El Centro de Defensa contra el Fuego de la Junta de Castilla y León ha acogido esta mañana la jornada ‘La nueva vida de los puntos limpios: manual de buenas prácticas para su correcta explotación’. Una iniciativa destinada, por un lado, a los titulares de los puntos limpios (ayuntamientos, mancomunidades y consorcios) y, por otra, a las empresas explotadoras y al personal que desarrolla su trabajo en estas instalaciones. Durante la jornada, que ha inaugurado el delegado territorial, Guillermo García, se ha presentado esta guía elaborada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en la que se desarrollan las buenas prácticas de gestión de estas infraestructuras de fomento del reciclaje ciudadano.

Este manual tiene como principal objetivo proporcionar a titulares y explotadores de una herramienta útil, en la que se cuenta de forma clara cuáles son las obligaciones legales que deben cumplir estas instalaciones, además de dar pautas sobre cómo se deben hacer las cosas en la explotación diaria de las mismas. En este sentido es necesario destacar que la provincia de León dispone de 16 puntos limpios fijos y dos puntos limpios móviles (uno en León y otro en Ponferrada), los cuales han recogido, durante el año 2017, cerca de 3.400 toneladas de distintos tipos de residuos.

En la nueva jerarquía de residuos, la prioridad en la gestión es reducir la generación de los residuos desde su origen a través de la prevención. En el caso de aquellos residuos que no hayan podido evitarse, es necesario asegurar su gestión sostenible, a través de la reutilización, el reciclado y la valorización. Los residuos son una fuente de recursos y una oportunidad para generar actividad económica a través del cierre de los ciclos de la materia y la energía, fomentando la innovación en la recuperación y aprovechamiento de los residuos, en la ya conocida como ‘Economía Circular’.

Por ello, cuanto más eficientes sean los puntos limpios más recursos se podrán recuperar, de ahí la importancia de este manual que hoy se ha presentado, para que todos los operadores que intervienen en la gestión de los puntos limpios tengan pautas de mejora de estas instalaciones y se pueda obtener de ellas el máximo rendimiento.

Por otra parte, con el manual y la jornada también se pretende poner en valor estos espacios que dan servicio a la ciudadanía, incentivar la utilización de estas infraestructuras y cambiar la percepción que de las mismas tienen en muchos casos los ciudadanos, de forma que de ‘cajón de sastre’, pasen a ser espacios de fomento y concienciación ambiental. Sólo así conseguiremos un reciclado de calidad y que se incremente el porcentaje de reciclado que es necesario alcanzar para lograr los objetivos impuestos por la Unión Europea: llegar a reciclar el 50% de los residuos domésticos generados en el año 2020.

Impactos: 38