En Proyecto León, estamos reflexionando sobre los cambios sociales, económicos y políticos de los modelos de desarrollo y de convivencia en el mundo, y en su incidencia sobre León. En algunos períodos de la historia estos cambios han sido progresivos, pero en el momento actual se están produciendo transformaciones muy rápidas que, de no ser asimiladas a la misma velocidad, nos llevarán a perder definitivamente el tren del progreso. Se publican continuamente noticias que indican que en los países desarrollados más del 50% de los trabajos que se están ocupando actualmente, no existían hace 10 años. También vemos que la vanguardia industrial y económica está  en sectores como la tecnología de última generación (energía, informática, robótica, drones…), la ecología, la salud, los servicios eficientes y en general, una combinación de todos ellos.

Puede haber muchos sistemas y estrategias de desarrollo a aplicar desde el contexto de cada región, pero con carácter general hay que situarse siempre en la vanguardia del progreso. A modo de ejemplo, si un país con escaso desarrollo decidiese alcanzar el máximo progreso en el sector de la relojería, no empezaría por el reloj de arena para ir evolucionando hacia los relojes electrónicos y digitales de última tecnología, si no que empezaría por estos últimos directamente; amén de que siguiera la evolución en sus sectores tradicionales pero, evidentemente, con pasos más acelerados que sus competidores.

Dónde está y dónde debe de estar León en este contexto:

  • León ha perdido ya muchos trenes en cuanto a los sectores citados y seguimos enredados pensando “cómo evolucionar el reloj de arena”. Se precisa un cambio brusco de orientación.
  • Tenemos políticos de bajo nivel, incapaces de concretar estrategias elementales de desarrollo para nuestra provincia. Cuando les preguntas sobre cómo será León dentro de 10 años, se quedan mudos o indiferentes. Hay que conseguir, aunque no sabemos cómo, seleccionar a los mejores para esta nueva orientación.
  • Ha calado en nuestra cultura que es mejor emigrar que luchar en este campo de batalla. Llevamos demasiado tiempo leyendo y escuchando nuestras debilidades y miserias sin aportar soluciones. Pareciera que ha penetrado en el ADN leonés.
  • Tenemos infraestructuras de comunicaciones de buen nivel, situados como estamos en una posición geográfica con posibilidades. Disponemos de autopistas o autovías en todas las direcciones, tren de alta velocidad con Madrid, estamos en la puerta de entrada de Galicia, de Asturias, del norte de Castilla, de León y de Portugal. Es ya una importante ventaja para sectores de la logística que aun pueden crecer mucho más.
  • La infraestructura tecnológica que tenemos puede ser el embrión para un desarrollo de vanguardia. Hay importantes industrias que han puesto un pie aquí en sectores como la informática, la química farmacéutica y otras que, junto con la industria de la alimentación, pueden ser el motor impulsor.
  • Tenemos una Universidad que no ha servido para el despegue, pero debe ser un apoyo fundamental para el futuro. Necesitamos que nuestras escuelas y facultades empiecen a estar en el grupo de cabeza de la excelencia, que ya es hora.
  • La emigración leonesa está formada en gran medida por personas cualificadas que han adquirido habilidades fuera y que podrían regresar para aplicarlas aquí. Y nos consta que en no pocos casos lo están deseando. Esto sí sería asegurar el futuro.

Y necesitamos:

  • Objetivos de desarrollo (alguien dijo que el que no sabe dónde va, nunca llega al destino). Llevamos mucho tiempo caminando y precisamos ya las flechas de dirección como las que marca el Camino de Santiago que compartimos.
  • Una potente educación para la transformación. Este punto es urgente para el cambio de actitud e ir alcanzando progresivamente los objetivos anteriores.

Naturalmente estos cambios de enfoque precisan que nos IMPLIQUEMOS TODOS como ciudadanos leoneses dispuestos a conquistar el futuro. Esto no es una reflexión para el verano. Es una urgencia.

Javier Callado.

María del Carmen Fernández.

Carlos de la Puente.

Maite Fernández.

Roberto Fernández.

Anselmo Reguera.

proyecto-leon.blogspot.com

proyect.leon@gmail.com

Impactos: 20