La organización agraria ASAJA se suma a las críticas de la Federación Leonesa de Empresarios por los retrasos en los exámenes para la obtención de los permisos de conducir por parte de la Jefatura Provincial de Tráfico de León y exige la dotación de más medios humanos y materiales para solventar con inmediatez este problema.

El carné de conducir es una herramienta indispensable para que los jóvenes del campo puedan ejercer la actividad bien de forma profesional o como colaboradores de la explotación familiar, por lo que los retrasos ajenos a su voluntad a la hora de obtener el carné de conducir están ocasionando un serio problema. Manejar la maquinaria agrícola autopropulsada sin los permisos de conducir pertinentes puede conllevar fuertes sanciones al circular incluso por los caminos rurales, así como falta de cobertura por las compañías aseguradoras ante un accidente o daños a terceros en trabajos. Por otra parte en el medio rural es más necesario que en el medio urbano el carné de conducir para solucionar los problemas de movilidad, ante la ausencia de transporte público y las distancias a la capital o cabeceras de comarca donde se encuentran las empresas proveedoras de bienes y servicios que se necesitan en la vida diaria o para el desempeño de la agricultura u otra actividad económica.

ASAJA recuerda al Gobierno que los exámenes para la obtención del carné de conducir son un servicio público que el contribuyente paga mediante las correspondientes tasas, y que es el Gobierno el que tiene la obligación de dar un servicio de calidad para no truncar expectativas personales o profesionales de los aspirantes a obtener el carné de conducir, que por lo general son jóvenes en el entorno de la mayoría de edad.

Impactos: 20