La concejalía de Bienestar Social y la dirección del centro han acordado esta medida temporal, que va un paso más allá del protocolo establecido por el Ministerio de Sanidad, teniendo en cuenta el perfil de las personas que acuden a las instalaciones así como el hecho de que esta zona básica de salud del municipio haya entrado esta semana en “zona naranja”, lo que implica extremar las precauciones

El Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo cerrará temporalmente el Centro de Día de Trobajo del Camino después de que una de las 24 personas que reciben asistencia en esta instalación municipal haya dado positivo por coronavirus.

Se trata de una usuaria asintomática que fue sometida a una PCR como requisito para ingresar en una residencia durante el periodo vacacional de su familia, quien dio avisó a la dirección del Centro de Día en cuanto tuvo conocimiento de este resultado, en la noche de ayer, jueves.

La Concejalía de Bienestar Social que encabeza la edil Liliana Izquierdo activó de inmediato el protocolo de prevención para hacer frente al COVID-19, basado en los criterios del Ministerio de Sanidad, el cual implica someter a cuarentena a los compañeros de la “sala burbuja” a la que acudía esta persona, cuyas familias fueron avisadas para que no los llevasen al centro en la jornada de hoy y solicitasen una prueba, a la que también deben someterse los profesionales que mantuvieron contacto con ella.

Sin embargo, desde la concejalía y la dirección se ha acordado dar un paso más allá y “por prevención, prudencia y responsabilidad” extender estas medidas al resto de salas con las que cuenta el Centro de Día, pese a que no existe contacto entre los usuarios y usuarias.

Así, durante este viernes se ha contactado con las familias del resto de mayores para informarles de esta decisión, que implica que el centro permanecerá cerrado hasta que las 24 personas que reciben atención allí, y los siete profesionales que las asisten, se hayan hecho las respectivas pruebas y se tenga conocimiento de los resultados, tal y como se ha realizado en otros centros de la provincia que han vivido la misma situación.

AFORO AL 50% Y “SALAS BURBUJA” DESDE EL MES DE JULIO

El Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo se adelantó a la declaración del Estado de Alarma el pasado 14 de marzo y, unos días antes, procedió al cierre preventivo del Centro de Día ante la crisis sanitaria desatada por el coronavirus.

Posteriormente, y con el avance de las Fases de desescalada, el 1 de julio se reabrieron las instalaciones con el aforo reducido a la mitad, lo que implica que de los 48 usuarios y usuarias con los que contaba el centro antes del confinamiento, desde esa fecha se presta servicio a un total de 24, en respuesta a la normativa aplicada por la Gerencia de Servicios Sociales y tras evaluar las necesidades de cada una de esas personas.

Esos 24 usuarios y usuarias se encuentran divididos en 4 salas, con 6 personas en cada una de ellas y un auxiliar de geriatría, sin que exista contacto alguno entre ellos, como tampoco entre los profesionales que les asisten; una división en grupos que se mantiene también para el servicio de comedor.

Del mismo modo, entre otras medidas, todas las mañanas se les toma la temperatura antes de acceder a las instalaciones, y durante el fin de semana se recomienda a las familias que lo hagan en sus domicilios, pues en el caso de que alguno de ellos presente un estado febril no pueden quedarse en el Centro de Día.

Liliana Izquierdo quiere trasladar un mensaje de tranquilidad ante un caso sobre el que se ha actuado desde un primer momento, así como de agradecimiento a la plantilla del centro “que en estos meses ha redoblado esfuerzos, cumpliendo estrictamente con el protocolo diseñado, el cual se ha anticipado a los criterios establecidos por la Gerencia”.

Impactos: 12