Voluntarios de Protección Civil y la Asociación Dya colaboran con el reparto de alimentos no perecederos acercándolos a los domicilios de las personas beneficiarias para evitar  desplazamientos en una actividad solidaria con la que colabora el hipermercado E.Lecrerc, que ha donado las cajas en las que se distribuyen los lotes.

La Concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo ha dispuesto lotes de alimentos no perecederos para distribuirlos entre las familias beneficiarias del banco municipal, que actualmente cuenta con 10 toneladas de productos

Se trata de una de las funciones que habitualmente realizan los Servicios Sociales municipales como entidad de reparto del Plan de Ayuda a las personas más desfavorecidas, valorando previamente la situación de los solicitantes en base a los que se incluyen en la normativa reguladora del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

En esta ocasión, y debido al Estado de Alarma, se ha dejado a un lado el modelo de reparto habitual para preparar lotes que, con la ayuda de voluntarios de Protección Civil y la Asociación Dya, son enviados a los domicilios de los beneficiarios, contando para ello con las cajas donadas por el hipermercado E.Lecrerc.

El Ayuntamiento agradece esta importante labor “que viene a sumarse al enorme esfuerzo que están realizando nuestros Servicios Sociales en la atención de las personas más vulnerables en un momento tan complicado para todos como es el actual, en el que el Consistorio ha encontrado el apoyo solidario de los voluntarios y voluntarias, cuyo papel merece sin duda el reconocimiento del conjunto de la sociedad”. 



AYUDA A DOMICILIO Y GABIENTE DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA

Al margen del reparto de alimentos, y como única administración local de la Comunidad Autónoma que cuenta con un servicio de Ayuda a Domicilio municipalizado, el Ayuntamiento de San Andrés estableció unos servicios mínimos para prestar atención personalizada a los mayores más vulnerables, por su situación personal y  grado de dependencia. 

Dado el aumento de la demanda de apoyo que se ha producido en los últimos días, la Concejalía ha ampliado el número de auxiliares de las ocho personas inicialmente movilizadas a un total de diez, las cuales prestan apoyo a aquellas personas dependientes que no pueden ser atendidas por sus familiares. 

A este servicio se suma el apoyo realizado por la Policía Local, Protección Civil,  y la Asociación DYA, que realizan con voluntarios compras de bienes de primera necesidad a personas que lo necesiten para evitarles los desplazamientos a superficies comerciales o farmacias. 

Asimismo, se ha habilitado un servicio de atención psicológica telefónica a través del número 987 844 312, disponible de  lunes a viernes, de 10h a 14 h y de 17h a 20 h, se presta ayudo a todas las personas que lo necesiten para afrontar el aislamiento social y la crisis sanitaria derivada del COVID-19. 

 

GRUPO DE TRABAJO EN COORDINACIÓN CON LA GERENCIA

Por otro lado, se ha puesto en marcha un equipo de trabajo coordinado con Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León a fin de tramitar todos los  asuntos de urgencia que puedan surgir durante el confinamiento. 

Este equipo está formado por la Jefa de los Servicios Sociales del Ayuntamiento, la Coordinadora de este importante departamento municipal, así como un trabajador/a social. Mientras, el resto de la plantilla  hace un seguimiento telefónico de todos los expedientes. 

 

Impactos: 119