Las carencias de un servicio deficiente, anticuado e infrautilizado, sumadas a una empresa privada indigna en materia laboral, que incumple los pliegos de condiciones mientras el ayuntamiento mira hacia otro lado hacen necesario a provechar que el contrato termina en 2021 para recuperar el servicio y adaptarlo a las necesidades de la ciudad. Así se lo expresó a los propios trabajadores de la contrata justo antes de las movilizaciones.

Para Actúa, las carencias de un servicio que sube el precio por cada kilómetro que recorren sus autobuses, que se basa en un modelo radial propio de los años 50 del siglo pasado, que apenas se utiliza y es carísimo para la juventud y los mayores, debe iniciar ya el proceso de remunicipalización del servicio.

Aparte de librar a la ciudadanía de pagar clausulas leoninas, como basar cualquier mejora en las líneas en el pago a precio de oro de cada kilómetro de ampliación, el Ayuntamiento de León nos ahorraríamos el pago del IVA por mantener privatizado el autobús. Si esto no fuera suficiente, la recuperación del servicio permitiría revisar el modelo radial de líneas, apostar por trayectos más directos, adaptar el servicio a las necesidades de los barrios, incluso utilizar minibuses de refuerzo si fuera necesario en vez de insistir en ver buses vacíos durante largas horas de cada día.

Mientras se prepara la recuperación del servicio en 2021, Actúa apostará por tarifas planas ligadas a carnés de juventud y mayores que beneficien a la juventud entre 14 y 25 años y a mayores de 65, implantaremos un plan para dotar a la ciudad de una red operativa de carriles bus, revisando igualmente el mobiliario urbano y las marquesinas existentes, y crearemos un servicio de búho nocturno en fines de semana.

Impactos: 31