Son dos actuaciones diferentes, en Huergas-Jesuitas-Cerrada, y El Egido, que supondrán una inversión de unos 2,4 millones de euros y que podrían licitarse en unos nueve y seis meses, respectivamente

La delegada del Gobierno en Castilla y León y técnicos de ADIF se han desplazado a esta localidad leonesa para explicar los términos en los que se realizarían estas actuaciones

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, acompañada por el subdelegado del Gobierno, Faustino Sánchez, ha anunciado en la localidad leonesa de Villaquilambre el “compromiso firme del Gobierno de España de suprimir los pasos a nivel de la línea ferroviaria León-Matallana” a su paso por este núcleo de población. “Unas obras”, ha añadido Barcones, “que pueden hacerse con los presupuestos actuales del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) puesto que, con la base de los PGE prorrogados de 2018, admiten ajustes para realizar actuaciones de este tipo y de esta cuantía”.

Según han explicado los técnicos de ADIF desplazados a Villaquilambre, se trata de dos actuaciones paralelas. Una tendría una inversión de unos dos millones de euros y podría licitarse ya en unos nueve meses y la otra costaría unos 400.000 euros y podría licitarse en unos seis meses.

Estas dos actuaciones, tal y como ha explicado el alcalde esta localidad, Jorge Pérez, permitirán suprimir los pasos a nivel sin barreras más transitados del municipio.

La actuación que tiene un coste próximo a los dos millones de euros contempla la eliminación de tres pasos a nivel situados en las inmediaciones de la calle La Cerrada. Son los conocidos como pasos de los Jesuitas, las Huergas y la Cerrada. Entre las obras previstas se prevé la construcción de un paso inferior para el cruce de las Huergas, así como la adaptación de un camino de enlace adaptado al Plan General de Ordenación Urbana de la localidad. Además, será necesaria la modificación de los servicios afectados tales como líneas eléctricas o de saneamiento.

Según ha dicho la delegada, hay un anteproyecto redactado que recoge los trabajos necesarios para acometer esta supresión. Sería necesario redactar el proyecto definitivo por lo que “el compromiso de ADIF es terminar la redacción de este proyecto y licitar las obras algo que se haría en el plazo máximo de nueve meses desde la aprobación por el pleno municipal de la solución propuesta por ADIF”.

En cuanto al paso a nivel de El Egido, se estima que el coste rondará los 400.000 euros. Las obras consistirán en la construcción de un vial paralelo al trayecto de la línea ferroviaria, al que se dará acceso por la calle del Molino, desde la que se llegará a la travesía del Caminón. Una vez que el pleno del Ayuntamiento dé su conformidad y se disponga de los terrenos, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias tardaría en redactar el proyecto constructivo y licitar las obras unos seis meses.

Barcones ha recordado que, con la presencia del alcalde de Villaquilambre, Jorge Pérez Robles, y también de Faustino Sánchez, el subdelegado del Gobierno en León, se celebró hace unos días una reunión en el Ministerio de Fomento con el secretario general de Infraestructuras, Javier Izquierdo, y con responsables de ADIF, en la que se alcanzó este acuerdo.

DEMANDA HISTÓRICA

La delegada del Gobierno ha dicho que “el alcalde trasladó una demanda histórica cual es la eliminación de estos pasos a nivel. La existencia de cruces de carreteras, calles u otras vías de comunicación con la línea férrea es un hecho heredado del desarrollo histórico en la construcción de las infraestructuras ferroviarias”.

ADIF ha ido poniendo en marcha planes de seguridad en los últimos años para suprimir los que se pudiera a la vez que se ha evolucionado en la implementación de medidas de protección en aquellos que han seguido prestando servicio.

“En Villaquilambre”, ha comentado Barcones, “sé que es una prioridad absoluta. Así me lo ha trasladado muchas veces su alcalde y así se lo hice saber también yo a los responsables del Ministerio de Fomento, sobre todo al secretario general de Infraestructuras”.

Para la representante del Gobierno de España en Castilla y León, “una barrera física como es una línea ferroviaria, incide en el desarrollo urbanístico de las ciudades y hay que buscar fórmulas para que ese obstáculo suponga el menor perjuicio posible mediante sistemas para atravesar estas barreras que sean cómodos y, sobre todo, seguros”.

“Por encima de cualquier otra consideración me preocupa la seguridad. Quise ver expresamente el punto en el que nos encontramos, el paso a nivel de El Egido, porque el alcalde me explicó que es un cruce muy frecuentado por chavales que acceden a las instalaciones deportivas y tienen que atravesar un paso sin barreras para sortear a la treintena diaria de trenes que utilizan la línea León-Matallana”, ha añadido.

Según ha dicho, “también sé que se habían obtenido buenas palabras hace años por parte de ADIF pero que nada se había hecho para suprimir este paso, cuya peligrosidad aumenta con la apertura de la nueva zona deportiva y el consiguiente incremento del tránsito. Otro tanto ocurre con los de las Huergas, la Cerrada y los Jesuitas”.

En este último caso, como ha destacado el alcalde, “se permite el desarrollo urbanístico hacia el oeste que tiene un gran potencial por ser una zona muy próxima a la Universidad”.

Impactos: 59