Desde León Despierta llevamos tiempo avisando que la Comisión enredadera era un teatrillo
para lavarse la cara frente a la ciudadanía tanto del PP, con un concejal imputado, otros
cuantos “nombrados” por la fiscalía como facilitadores necesarios y un alcalde vocero de
supuestos corruptos, como de Ciudadanos, no es nada fácil sostener un Equipo de gobierno
con tantas manchas sin que acabe salpicando.
Lo que, si está claro que en nuestro Ayuntamiento si hay un relator, un alcalde como el señor
Silván que relata el resultado de mesas de contratación a sus amigos y que lleva “de más” unos
cuantos meses al frente de la casa de las leonesas y los leoneses gracias a la disposición de
Gemma Villaroel y Ciudadanos para mantenerle en el cargo.
Parece que ahora el idilio hace aguas a escasos meses de las elecciones, en un intento por
parte de los naranjas de alejarse de las malas decisiones pasadas y que su portavoz Gemma
Villaroel todavía tendrá que explicar cuestiones como sus declaraciones públicas diciendo que
si Silván no declaraba habría moción de censura.
Un histórico de las luchas de esta ciudad me dijo una vez “para que un problema no se
solucione, pero parezca que hay intención… crea una comisión” Todas las personas de esta
ciudad sabíamos que esta Comisión era eso mismo, un teatro, una manera de perder tiempo y
parecer que se estaba haciendo algo.
Esta cuestión de la falta de transparencia no nos sorprende del PP, menos cuando tiene gente
e sus filas que se enorgullece en declaraciones publica de que “ya se roba menos” pero
estamos expectantes de ver como lo justifican desde Ciudadanos, supuestos defensores de
otra forma de hacer política que se parece en demasía a la de los que todavía ocupan el
Ayuntamiento.
Es difícil saber cuándo miente Ciudadanos, si al hablar de trabas en la comisión o cuando
decían que la comisión iba a sacar a la luz la verdad de lo ocurrido, lo único que tenemos claro
es que mienten a la ciudadanía de manera intencionada para su supervivencia política

Impactos: 49