Nos hemos concentrado hoy día 15 de febrero de 2019, en representación de más de 42.000 personas que pertenecemos al colectivo autónomo español para defender nuestros derechos bajo la Asociación “Autónomos Unidos para Actuar (AUPA)”.

Estamos hartos, ahogados. Nos sentimos estafados y desamparados por las instituciones y los dirigentes políticos. Queremos denunciar en lo que hemos llamado “El Despertar de los Autónomos”.

Es un “despertar” porque hasta ahora se nos han ninguneado ya que pertenecemos a un colectivo al que sólo nos une una forma de trabajar y no pertenecemos a un sector concreto o un colectivo específico en el que podamos reconocernos. Lo que nos diferencia es mucho más que lo que nos une y por eso han abusado los poderes públicos.

Se acabó: vamos a ser capaces de organizarnos y alzar una sola voz para no permitir que los autónomos seamos tratados como trabajadores de segunda.

Se nos ha vinculado como empresarios explotadores, que ganan mucho dinero, que tratan de evadir impuestos y personas que trabajan en la economía sumergida. No es cierto. Han sido los poderes públicos quienes se han encargado de vincularnos con estas mentiras e informar torticeramente sobre nuestra realidad.

Un cargo público haga lo que haga tiene garantizada su retribución y su protección. Nosotros contribuimos con nuestros impuestos para que eso siga ocurriendo. Resulta humillante escuchar que Gobierno y asociaciones consideren que la mayoría de los autónomos estamos infracotizando  y que por ello no podemos acceder a unas mejores coberturas y prestaciones sociales.

¿Quiénes somos?

Somos 3,2 millones de trabajadores, 2 millones de los cuales somos personas físicas.  Los que ves cada día en tu barrio: el carpintero, la frutera, el panadero, la abogada, la psicóloga, el kiosquero, la formadora, el fotógrafo o el del bar que te pone el café cada mañana. Personas que lejos de amilanarse ante las dificultades económicas o la incertidumbre, decidimos darnos una oportunidad de empleo que nuestra economía no ha sabido o no ha podido ofrecer.

Los autónomos no somos ni mejores ni peores que otros trabajadores. Hemos decidido invertir todo lo que tenemos para darnos la oportunidad de trabajar, asumiendo la responsabilidad de responder con todos nuestros bienes sin separación entre el patrimonio personal y el profesional, para perseguir un sueño o para otorgarnos la oportunidad de trabajar en aquello que deseamos.

Damos negocio a otros (nuestros proveedores) e intentamos ofrecer lo mejor de nosotros mismos. Si no lo conseguimos, no sólo perderemos la oportunidad de seguir trabajando sino también perdemos nuestros ingresos.

Vamos a luchar para que se nos reconozcan nuestros legítimos derechos. Hasta ahora no  nos habíamos quejado como colectivo. Ahora queremos estar unidos, independientemente de nuestro sector, situación o ideología. Queremos decir SE ACABÓ.

Los que nos han regulado no han estado a la altura, no han sabido hacer su trabajo y eso tiene nuestra respuesta. No se puede contribuir a la economía y al empleo si los que más contribuyen a ello y los que más arriesgan son los más castigados, los más desamparados y los menos escuchados y comprendidos.

El trabajo por cuenta propia no solo es una realidad de muchos, es una tendencia al alza por las mismas condiciones del mercado y la economía. No podemos competir en un mercado extremadamente exigente, globalizado y que se transforma más rápido de lo que nosotros mismos somos capaces de asimilar con unas reglas del juego que niegan por completo estas exigencias.

Nuestro enemigo no es el mercado, nuestras dificultades no son conseguir clientes o que te paguen por tu trabajo. Nuestro enemigo y nuestras barreras son los que regulan en nuestra contra.

¿Por qué protestamos? Porque los autónomos hemos sido tratados como trabajadores de segunda:

•           Porque durante la crisis, uno de cada 4 autónomos tuvo que cerrar por impagos o retrasos en los pagos de sus facturas.

•           Porque la tasa de pobreza de autónomos en España es el doble frente al colectivo de trabajadores del régimen general (Eurostat).

•           Porque se ha aplicado una subida indiscriminada en nuestras cuotas, independientemente de las realidades o circunstancias de cada autónomo en particular. Las coberturas prometidas ni siquiera llegan a ser dignas y nos toman por idiotas sufriendo una inseguridad jurídica. No podemos acceder a las coberturas que se nos han presentado. De hecho, el 60% de las solicitudes de paro por cese de actividad nos han sido denegadas. Además esta subida no valora un mecanismo progresivo de vinculación del pago en función de nuestros ingresos, no se sabe cómo va a aplicarse ni se tiene cuenta lo acontecido en los años anteriores.

•           Porque los sucesivos gobiernos no han dispuesto medidas de estímulo ni de protección y si lo han hecho, han sido insuficientes y casi imposibles de conseguir.

•           Porque, lejos de tomar medidas y regulaciones que nos permitan ejercer nuestra actividad en mejores condiciones, se aprueban disposiciones para ahogarnos aún más.

•           Porque no se nos escucha ni se nos atiende y siempre se deriva en igualarnos al Régimen General para tener las mismas obligaciones y derechos. Nunca se habla del riesgo, la inversión y la incertidumbre a las que estamos sometidos. Es injusto tratar de medirnos con la misma vara. Nos enfrenten con el resto de trabajadores y no entienden estas diferencias.

¿Qué pedimos?

Entre otras reivindicaciones solicitamos:

•           Cotizaciones especiales y progresivas en función de nuestros beneficios.

•           Cotizaciones a tiempo parcial o por días trabajados. Descuento de cuotas por el periodo de lactancia y por el de reducción de jornada para el cuidado de hijos para el fomento de la natalidad.

•           Nuestros autónomos con alguna discapacidad tengan ayudas a la contratación de un empleado con bonificaciones que compensen su discapacidad y no se vean en desventaja frente a autónomos sin alguna discapacidad.

•           Exención del pago a la Seguridad Social cuando estamos de baja médica ya que mientras no trabajamos no ganamos. Cuando la baja de un asalariado sea superior al mes que sea la mutua o la seguridad social quien se haga cargo de pagar el salario, para no tener que esperar meses para recuperar este importe.

•           Declarar las facturas por fecha de cobro/pago y no por fecha de factura.

•           Acceso a las prestaciones sociales en igualdad de condiciones que un asalariado.

•           Rebaja de los requisitos para que podamos acceder a las prestaciones por desempleo.

•           Mayor flexibilidad, práctica y real, para recuperar el IVA de los impagos.

Hacemos un llamamiento a todos los ciudadanos españoles para que se unan a nuestra causa porque es la de todos. La economía de un país la generamos entre todos. Hay una parte que está siendo maltratada y la triste realidad es que si nosotros caemos, caeremos también todos.

Impactos: 89