El Alcalde de León, a través de su Teniente de Alcalde, ha mentido de nuevo a la ciudadanía leonesa con respecto a la imputación de Lopez de Benito al contestar a las preguntas presentadas por este grupo municipal por escrito al Pleno.

Nunca informó a los grupos políticos de esa imputación, tampoco a la ciudadanía mediante los comunicados realizados esos días a la prensa. Igual que no ha informado de algo tan importante como la renuncia de competencias del imputado Lopez de Benito en las anteriores 48 horas al pleno.

Vemos como la teatralización de la política y el poco respeto a la ciudadanía se hacen evidentes tanto en la falta de transparencia del equipo de gobierno como en sus todavía socios Ciudadanos, que por mucho “postureo” mediático todavía no han roto ese tan mencionado pacto de “la estabilidad”, a no ser que para ellos romper el pacto sea mantener la abstención en las votaciones que se realizan en comisiones y plenos y retirase de la mesa de contratación que presidían.

Vemos como Gemma Villaroel continua su postura de “ todo era prao hasta que llegó Ciudadanos” que debieron de poner hasta la primera piedra de la catedral, parece que es necesario recordarles que ya hace meses se avisó de que el día menos pensado la UDEF entraría en el Ayuntamiento de León, que los únicos que han realizado una defensa de las contrataciones presuntamente fraudulentas llegando a Fiscalía con la denuncia ( entre otras cosas) del contrato de la privatización de las luminarias no fueron ellos, que presidian la mesa de contratación en ese momento y que ya es la segunda vez que hasta el TARCYL se lo echa para atrás.

La coherencia debería ser fundamental en política y por lo tanto insistimos en que lo coherente sería dimitir del cargo ¡.

Impactos: 21