El Ayuntamiento de León, a través del Plan Municipal de Drogas, y la Fundación Gitana Hogar de la Esperanza han firmado hoy un convenio de colaboración para la promoción integral de la comunidad gitana desde el reconocimiento y apoyo a su identidad cultural. El objetivo de este acuerdo es apoyar el acceso de  las personas gitanas  a los derechos, servicios y recursos sociales en igualdad de condiciones con el resto de los ciudadanos.

La concejala de Juventud, Participación Ciudadana e Igualdad, a su vez responsable del Plan Municipal de Drogas, Marta Mejías, y el presidente de la Fundación Gitana Hogar de la Esperanza, José Martín-Mateos Torres, han firmado hoy un convenio de colaboración para potenciar  la integración de la población gitana en el municipio. De acuerdo con este convenio, la fundación recibe una subvención de 3.000 euros.

El Plan Municipal de Drogas cuenta entre sus objetivos desarrollar estrategias para que las minorías étnicas u otros sectores de la población marginados, accedan a los servicios generales o en determinadas situaciones desarrollen programas de prevención y rehabilitación específicos. A través de este convenio, el Plan Municipal de Drogas pretende apoyar y fomentar la participación e implicación activa de los gitanos en su propio desarrollo, mejorar la imagen pública del pueblo gitano y difundir sus valores culturales en la sociedad y favorecer el desarrollo de programas de promoción en los campos educativo, sanitario, juvenil,  mujer, así como en todos aquellos ámbitos que contribuyan a mejorar las condiciones de vida de la comunidad gitana.

Por su parte, la Fundación Gitana Hogar de la Esperanza se compromete a proporcionar apoyo y colaboración en para la oferta (difusión), organización y ejecución de actividades preventivas del Plan Municipal sobre Drogas, dirigidas a la población y usuarios de la Fundación Gitana Hogar de la Esperanza. Entre dichas actividades están el taller de control emocional para población adulta, guiñol dirigido a niños de 3 a 8 años, la exposición ‘Nico y Tina. ¡No gracias!’, la Semana de la Salud (tabaco) y las escuelas de familias.

Impactos: 22