Junio nos deja en la provincia de León uno de los mayores descensos del paro en este mes de inicio de verano con 1.720 personas que encontraron trabajo en la provincia en todos los sectores productivos pero especialmente en servicios (1.215 parados menos), seguido de construcción (187 parados menos), colectivo de sin empleo anterior (113 desempleados menos), industria (107 parados menos) y agricultura (98 menos).

Son datos muy esperanzadores que suponen una reducción mensual del paro de casi el 5%, superando el descenso de otros meses, lo que intensifica el ritmo de creación de empleo y permite bajar la tasa de paro a un ritmo anual de casi un 10%, frente al 6% interanual de hace un año.

Con todo ello, reducir la cifra de parados leoneses, 32.744 personas, tiene que seguir siendo el objetivo de las políticas económicas y de empleo. Hemos sido capaces de crear trabajo para 3.615 parados que accedieron al mercado laboral en un año, de junio de 2016 a junio de 2017, pero no hemos podido recuperar aún todo el empleo perdido durante la crisis.

Destacamos también el buen comportamiento del mercado laboral en el conjunto de la comunidad autónoma que registró el tercer mayor descenso del paro del país con un 5,81% menos en el mes de junio y una tasa interanual de reducción del desempleo del 11,43%. El paro bajó en todas las provincias, especialmente en Soria y Burgos.

Somos optimistas respecto al comportamiento y la evolución de la economía leonesa y de la generación de oportunidades de trabajo, pero también somos conscientes de que la provincia arrastra problemas de mucho calado, empezando por la sangría poblacional y el envejecimiento, y sin olvidar la pérdida de sectores productivos que han sido vitales para la provincia como la minería del carbón.

Impactos: 38