Hoy, como siempre, ha habido empate. No ha ganado ninguno, ni Ayuntamiento de León ni Cabildo de San Isidoro. No se esperaba otra cosa, la tradicción manda y… hasta el año que viene.

 

Leoneses y pendones han acudido al encuentro de cada año. El síndico representante del Ayuntamiento, este año Javier García-Prieto, y el clero de San Isidoro, se han vuelto a “enredar” en este conflicto sobre si es foro u oferta lo que se ofrece a la Iglesia. No hay más cera que la que arde y no hubo acuerdo. Lo intentarán otra vez, el último domingo de abril, como año tras año desde aquel ya lejano siglo XII (año 1158).

 

Ambas partes hablaron, expusieron sus razones, replicaron y dijeron si el donativo dado por el milagro es un foro o una oferta, si es regalo o es una dádiva que, por ley, debe darse a la Iglesia por haber obrado el milagro de la lluvia. Ni Javier García-Prieto, representando al Ayuntamiento, ni Jesús Fernández, representando al Cabildo, fueron capaces de convencer a su oponente.

  

Y el señor alcalde de León volvió a entregar una vela de una arroba de peso más dos hachones al abad que lo recibió como “foro” de los leoneses por el milagro ocurrido.

Y al despedirse, como siempre, las tres inclinaciones por bando, esta vez bajo la lluvia, para despedirse respetuosamente y volverlo a intentar. Las “cabezadas”, por este año, se han celebrado con éxito pero sin acuerdo.

Fotos: CESAR

ELD/A.L.

Impactos: 73