La nueva Orden de la JCyL que establece el RELEO Plus para este año supone un giro radical en los planteamientos básicos de este programa, excluyendo a buena parte de las familias, con ayudas sensiblemente inferiores e impidiendo que como en años anteriores se pueda beneficiar todo el alumnado matriculado que quiera participar en el RELEO.

Izquierda Unida Provincial de León denuncia el deterioro del Programa Releo con la ORDEN EDU/185/2017, de 15 de marzo. Este programa pretende crear bancos de libros de texto en los centros educativos, proporcionando el uso gratuito de libros de texto al alumnado que curse educación primaria y educación secundaria obligatoria en centros docentes de la Comunidad de Castilla y León para contribuir a la igualdad para todo el alumnado, especialmente para aquel más afectado por la difícil situación económica. Pero esta orden de la Junta de Castilla y León no solo no va a cumplir el objetivo previsto, sino que contribuye a empeorar las condiciones del Programa Releo de años anteriores.

“Ha sido un programa valorado por la comunidad educativa hasta ahora –explica la Coordinadora Provincial Eloina Terrón– pues contribuía a promover el préstamo gratuito y la reutilización de libros y materiales curriculares en los centros escolares públicos”. Pero a partir de esta nueva orden, el PP de CyL ha dado un giro radicalmente diferente al programa, utilizando además el eufemismo de la universalidad y la democratización para publicitarlo, “cuando es justamente lo contrario”, afirma la Coordinadora de IU.

En primer lugar, porque en esta convocatoria la obtención de esta gratuidad dependerá del “requisito indispensable para ser beneficiario que la renta de la unidad familiar no supere en 2 veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), es decir 14.910,28 euros”. En estas condiciones, las familias que tienen pocos recursos, pero superan este umbral de renta (independientemente del número de hijos e hijas, por ejemplo) quedarán excluidas, al tiempo que no podrán adelantar el dinero de la compra de libros, como se ha comprobado en cursos anteriores. En segundo lugar, porque las cuantías previstas son sensiblemente inferiores: 240 euros para financiar la adquisición de libros de texto de educación primaria y de 310 euros para secundaria obligatoria. Y, en tercer lugar, mientras que en los años anteriores se podía beneficiar todo el alumnado matriculado que quisiera participar en el RELEO, este año sólo llegará a unos pocos.

Por otro lado, la Orden de la Consejería de Educación no contempla ninguna partida presupuestaria para la adquisición de nuevos libros, tras atender las solicitudes de las familias que cumplan el requisito de baja renta. Incluso habrá familias que se queden sin ayudas por las dificultades que sigue poniendo la Consejería. El resto de familias participantes tampoco tendrán la garantía de que sobren libros para ellas una vez adjudicados los fondos existentes entre las familias beneficiarias de la ayuda. Esto supone que las familias que no resulten beneficiadas de dicha ayuda aparecerán ordenadas por nivel de renta (art 14.1) en un listado que será publicado en los tablones de anuncios de la consejería, lo cual infringe la ley de protección de datos.

Por eso desde IU exigimos que la Consejería facilite el proceso de gestión de los bancos de libros, dotándolos de fondos suficientes y que las ayudas a todas las familias se canalicen directamente a través de los citados bancos de libros, disponiendo de horas al profesorado para su gestión.

Eloina Terrón. Coordinadora Provincial de Izquierda Unida de León

Impactos: 4