El Consejo de Gobierno ha autorizado hoy una subvención directa de tres millones de euros a cuatro centros tecnológicos de Castilla y León para financiar la realización de proyectos de I+D; impulsar su internacionalización, así como la transferencia de conocimiento al tejido productivo; intensificar la formación del capital humano, y ampliar la oferta de servicios de alto valor añadido que prestan a las empresas. La ayuda se enmarca en la Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos 2016-2020.

El segundo de los cuatro bloques de este plan de trabajo diseñado por la Consejería de Economía y Hacienda para el periodo 2016-2020 aborda medidas encaminadas a lograr la transformación digital de las empresas, mejorar la formación de sus trabajadores, amplificar la dimensión internacional de su I+D+i y crear espacios para la innovación.

Una de las herramientas para la consecución de estos objetivos es la potenciación de la capacidad científica e investigadora de los centros tecnológicos de la Comunidad. A ello obedece la subvención directa de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial (ADE) aprobada hoy, que tiene como destinatarios la Fundación Cartif, que recibe casi 1,6 millones de euros; el Instituto Tecnológico de Castilla y León (ITCL), con más de 618.000 euros; la Fundación Centro Tecnológico de Miranda de Ebro (CTME), con cerca de 500.000 euros, y la Asociación de Investigación Inbiotec, Instituto de Biotecnología de León, con casi 290.000 euros.

Todos ellos de organismos sin ánimo de lucro dedicados a la investigación que, en el caso de obtener beneficios, los reinvierten en sus propias actividades investigadoras o en la divulgación de sus resultados, cumpliendo así la definición que de su naturaleza realiza la Comisión Europea en el vigente marco comunitario de ayudas estatales a la I+D.

Transferencia de conocimiento

El importe de la subvención, distribuida en función de las iniciativas planteadas por cada centro, se destinarán a la ejecución de proyectos de investigación que vinculen el conocimiento y la tecnología con el aprovechamiento de oportunidades de mercado en torno a procesos, productos y servicios innovadores de interés para las empresas, fomentando la transferencia de resultados hacia el tejido productivo.

Asimismo, permitirán que estas entidades proporcionen servicios de valor añadido a las compañías de Castilla y León para concurrir a programas estratégicos de I+D internacionales, como el Horizon2020, o para la elaboración de diagnósticos y planes de actuación de innovación, especialmente en el ámbito rural. Por último, se financiará la formación en las empresas y en los propios centros para mejorar la cualificación del personal y avanzar hacia la excelencia y la digitalización.

Estudio para la reordenación y especialización de estas entidades

Los cuatro centros tecnológicos beneficiarios de la subvención se comprometen a participar en un estudio para caminar hacia su reordenación, integración y especialización –sin alterar su implantación territorial–, tal y como prevé la Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos, de manera que presten un servicio de mayor calidad como agentes de la Red de Emprendimiento e Innovación.

Se trata de perfeccionar el modelo de manera que se favorezca la perfecta conexión entre la oferta científica y tecnológica de la Comunidad con las necesidades reales de las empresas, así como actualizarla para orientarla hacia los sectores que establece como prioritarios la Estrategia Regional de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente (RIS3).

Impactos: 148