La Unidad de Gestión de Riesgos y Emergencias en el Patrimonio Cultural de Castilla y León, Ugrecyl, nace para dar respuesta inmediata en la recuperación de bienes culturales en situaciones de emergencia. Esta unidad, que se presenta en el marco de la Bienal AR&PA, tiene como objetivo aglutinar la colaboración de diferentes instituciones para afrontar las intervenciones de emergencia en el patrimonio cultural de la Comunidad.

La consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, ha presentado hoy la Unidad de Gestión de Riesgos y Emergencias en el Patrimonio Cultural de Castilla y León, Ugrecyl, en el marco de la X Bienal de la Restauración y Gestión del Patrimonio AR&PA. De este modo, Castilla y León se convierte en la segunda Comunidad, después de Murcia, en contar con este equipo. García Cirac ha recordado sucesos como los acaecidos en Italia y en Lorca y ha señalado que “en ellos se puso de manifiesto que los ciudadanos quieren que se preserven sus bienes culturales más queridos”.

Durante este acto de presentación, la consejera ha agradecido a la Unidad Militar de Emergencias la concesión de la Placa de reconocimiento a la Consejería de Cultura y Turismo, por la colaboración prestada y el intercambio de información en materia de patrimonio cultural.

La Unidad de Gestión de Riesgos y Emergencias en el Patrimonio Cultural es grupo de trabajo encargado de asesorar, informar y colaborar con las personas que deben intervenir en las tareas de rescate y de recuperación en situaciones de emergencia que puedan afectar a la integridad de los bienes culturales. Está compuesta por un grupo operativo formado por expertos en intervención sobre bienes culturales y un gabinete de emergencias que se constituirá en el momento que las circunstancias lo requieran.

García Cirac ha asegurado que entre sus objetivos se incluye el diseño y aplicación de medidas preventivas para evitar o minimizar las consecuencias de los desastres y la definición de las líneas de actuación, así como los programas de investigación y de formación. Asimismo, la Unidad de Gestión se deberá coordinar con los organismos implicados.

Para conseguir estos objetivos, se van a elaborar cartas de riesgo del patrimonio cultural y planes de emergencia específicos de prevención y de intervención en caso de situaciones de emergencia. También se llevarán a cabo programas de formación y difusión dirigidos a ayuntamientos, servicios de bomberos y agrupaciones de voluntarios.

La Junta de Castilla y León ya ha acometido diversas actuaciones en materia de intervención en el patrimonio en situaciones de emergencia, como poner a disposición de la Guardia Civil la base de datos del patrimonio cultural; jornadas formativas con simulacros, en colaboración con los bomberos y la UME organizadas en Ávila, Ponferrada y Valladolid y la elaboración del proyecto piloto Plan de Salvaguarda de la Iglesia de San Miguel y San Julián de Valladolid, en colaboración con los Bomberos de Ávila.

Conservación del Patrimonio

La Junta de Castilla y León lleva varios años trabajando en la conservación preventiva del patrimonio cultural mediante la realización de inventarios, instalación de alarmas, encuentros de formación y sensibilización, elaboración de mapas de riesgo en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Junto a las actuaciones preventivas, Castilla y León quiere estar preparada para afrontar situaciones reales de emergencia. En el Plan PAHIS 2020 ya se incluyeron líneas de trabajo en este sentido, aglutinando esfuerzos con diversas instituciones como las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Protección Civil, Entidades Locales y Administraciones.

Asimismo, la Junta ha trabajado con la Administración del Estado en la redacción del Plan Nacional de Emergencias y Gestión de Riesgos en el Patrimonio Cultural, formando parte de la comisión de seguimiento, en la que se planteaba la creación de Unidades de Gestión de Emergencias en el Patrimonio Cultural en las comunidades, coordinadas con Protección Civil.

Por último, la consejera ha manifestado que Castilla y León posee una gran cantidad de bienes patrimoniales y su puesta en valor obliga a los poderes públicos como a toda la sociedad a tomar conciencia de la necesidad de contribuir a su conservación, protección y gestión. De esta manera y en el campo de la protección y seguridad, tienen un papel muy importante los voluntarios. La Junta de Castilla y León articulará su participación en posibles situaciones de emergencia, con la colaboración de Protección Civil y con Centros de Oficios y Escuelas de Arte y Restauración.

Impactos: 61