cafe varsovia

Desde la ladera oscura de la vida, distinguí almas errantes, en busca de sus raíces. Pero las raíces eran sus propios pies desnudos, sin tierra firme a la que aferrarse. Eran almas jóvenes sin cuévanos donde acudir cuando muerde la soledad y el abandono. Soledad y abandono, y lágrimas, y vacíos en el hueco donde hierve el futuro. Son almas nobles, que superan cada día vivencias callejeras y designios no queridos. La vida a veces,  se empeña en poner zancadillas en vez de juegos, o en convertir en fríos insomnios los sueños.

Vi también almas que se preocupan de ofrecer calor a los escalofríos de la dejadez, de dar color al gris de los días sin motivos. Varias de estas almas, llevan a cabo un proyecto bonito y constructivo llamado “Espacio Mestizo”, nacido de la fundación Juan Soñador.

Valga esta introducción para resaltar que Flor Méndez Villagra, creadora de un precioso proyecto donde los sueños de poetas, cuenta cuentos, narradores (me gusta más la palabra relatistas, suena a “artistas que relatan”), canta autores, músicos, actores, en una palabra artistas, llamado “Cuento Cuentos Contigo”; tiene muy en cuenta a estos jóvenes de “Espacio Mestizo”. Prueba de ello, fue la interpretación de Juan, componente del grupo rapero “Flow Family”, nacido de este proyecto; en el último “Cuento Cuentos Contigo”, del pasado viernes 8 de abril. Eso, demuestra que Flor, es una maga capaz de convertir los sueños en realidad. Los sueños de Juan, y del resto de los participantes, que el pasado día 8 de abril, se dieron cita en el café “Varsovia” de León para crear un ambiente mágico.

Después de la intervención de Juan, Flor leyó su relato inspirado en Camarón de la Isla, con colaboración y voz de Azarías. Ole y ole por la interpretación.

Marcelo Oscar Barrientos nos presentó a las gemelas, Laly y Angelines DBT, que nos relataron una preciosa historia familiar.

Vinieron a poner la nota humorística, una estupenda Nerea Villafañe y un Jesús Vidal, lleno de fresca y abundante parodia con total desparpajo y maestría.

Después de su magnífica interpretación, se dio paso a la elección del relato de la sección “Poniendo Historias” por parte de la diseñadora Nela Diseñonte, con la propuesta de contar una historia sobre su paraguas. El relato elegido fue “Lluéveme” de Angelines DBT.

También pudimos escuchar un exquisito microrrelato  de Chon, poeta bañezana a la que podemos conocer en su página “Mar de espigas”.

Luego fue el turno para mi persona. Tuve el honor de ser invitada por Flor para tan feliz velada. Agradezco desde aquí la emoción vivida.

Toda la velada fue magníficamente  ilustrada por el fotógrafo Alejandro Nemonio Aller.

Mordida existencial: Quiero acabar este recetario de palabras con el intento de un improvisado rap, que fue fluyendo en casa, mientras recordaba tan feliz estancia en el “Varsovia”.

Escribo y canto. / Canto como sueño. / Canto como hablo. / Canto como siento, / dentro de mi la corriente, / las palabras de mi gente. / Gente que lucha, gente decente, / que siento, que siente. / Yo busco entre la gente, / el poderoso torrente, / de su mágica energía, / para mezclarla con la mía, / Porque canto como hablo, / como sueño, como siento. / Canto para ser consciente / de la magia de la mente, /  que convierte la corriente, / de las dudas y el silencio, / en estrofas de futuro. / Canto, canto con mi gente, / lo que sueño, lo que siento, / Sueño, siento, canto.

Manuela Bodas Puente – Veguellina de Órbigo.

Impactos: 43