A la reurbanización de las calles Cantamilanos y Antonio Gaudí se le sumarán próximamente otros proyectos que beneficiarán al norte de la ciudad como es la reconversión de la carretera Asturias

Además, la creación del nuevo parque del Rañadoiro y la mejora del camino rural hacia la Tejera contribuirán a poner en valor la zona

El Ayuntamiento de León avanza en el desarrollo de los proyectos incluidos en el Plan EDUSI León Norte con el fin de cohesionar e integrar de manera homogénea el norte de la ciudad, una estrategia que está permitiendo combatir las desigualdades urbanas existentes.

Dentro de este Plan, que ya tiene en marcha diferentes actuaciones en cuanto a ampliación y mejora de espacios verdes y zonas de juegos infantiles así como la importante actuación de peatonalización de la avenida los Cubos y la calle Carreras, el Consistorio de la ciudad prevé ahora la puesta en marcha de una importante intervención en el barrio de Cantamilanos. 

El alcalde de León, José Antonio Diez, y el concejal de Desarrollo Urbano, Luis Miguel García Copete, han visitado este jueves el citado barrio para explicar sobre el terreno los cambios que experimentará la zona, en la que se invertirán 435.555,28 euros (IVA incluido) con los que se reurbanización las calles Cantamilanos y Antonio Gaudí.

El importe de las actuaciones se sufraga al 50% por el Ayuntamiento de León y por los Fondos Feder del Plan EDUSI León Norte. Ambas vías objeto de intervención, de 1.135 y 1.490 metros cuadrados respectivamente, se transformarán en calles de plataforma única, con una imagen y funcionalidad más cercana al tipo de barrio residencial de pequeña escala en el que se encuentran. 

“Se trata de zonas que han estado muchísimos años abandonas y lo que queremos es que poco a poco vayan cogiendo el nivel del resto de la ciudad”, ha incidido José Antonio Diez, quien ha informado sobre el plazo de ejecución de las obras que será de cuatro meses. “Nuestro compromiso es mejorar y que la ciudad vaya avanzando. Para que una ciudad avance tiene que hacerlo desde nuestros barrios y en eso estamos”, ha asegurado.

Las obras proyectadas consisten en la mejora del diseño urbanístico y la regeneración de pavimentos de las calles Cantamilanos y Antonio Gaudí, para mejorar su accesibilidad y funcionalidad, resolviendo sus uniones con las edificaciones y zonas limítrofes existentes, así como proceder a completar las infraestructuras de telecomunicaciones y energía eléctrica en baja tensión, disponiendo canalizaciones enterradas para su soterramiento futuro.

Para conseguir los objetivos, las actuaciones principales son la creación de una plataforma única accesible, eliminado las barreras físicas, la adaptación a la normativa vigente en últimas recomendaciones sobre accesibilidad, la incorporación de mobiliario urbano adaptado y accesible, la reordenación de la señalización viaria, la recogida y canalización de las aguas pluviales que actualmente vierten al viario, la instalación de los conductores del alumbrado público en canalización subterránea, desmontado el cableado aéreo, la instalación de canalizaciones subterráneas para las instalaciones de distribución de energía eléctrica en baja tensión y telecomunicaciones, que complementen a las existentes y la renovación del pavimento.

El proyecto para ambas vía del barrio de Cantamilanos también contempla la plantación de arbolado alineado en una de las márgenes de las calles y la ejecución de isletas con plantación arbustiva. Asimismo, se prevé ejecutar las obras necesarias para habilitar un mirador en el extremo norte de la calle Cantamilanos hacia la cuenca del río Bernesga.

Transformación de la carretera de Asturias

El Ayuntamiento de León trabaja además en otros proyectos que beneficiarán al norte de la ciudad como es el de transformación de la carretera de Asturias donde se prevé intervenir en una superficie de 6.600 metros cuadrados.

En esta vía, que pasará a ser una gran avenida, se llevarán a cabo actuaciones de mejora del pavimento y del mobiliario urbano así como además se pondrán en marcha medidas de seguridad vial para el peatón. De este modo, el proyecto contempla la incorporación de un nuevo paso de peatones en las proximidades del entronque  con las calles Rebollar y Cueto Albo y el acondicionamiento de las aceras.

Además, se reubicarán y elevarán los pasos de peatones y se crecerán las aceras en los encuentros con las calles transversales. Se llevará a cabo un tratamiento de la banda de estacionamiento existente a ambos lados de la carretera, mediante pavimentos drenantes y materiales diferenciadores del aglomerado de la banda de circulación. También se mejorarán las áreas ajardinadas, las estanciales y las paradas de autobús, así como se incluirán elementos de vegetación y arbolado en las bandas laterales 

Con estas actuaciones se busca priorizar y proteger el espacio del peatón, significar el uso de la vía por los residentes frente al tránsito de vehículos y transformar la imagen y el funcionamiento medioambiental de la misma.

La calle Rañadoiro, conector con dotaciones de proximidad

Entre los planes del Ayuntamiento de León en el norte de la ciudad también está prevista una actuación en la calle Rañadoiro, con el fin de garantizar la conexión peatonal y ciclista del barrio con el nuevo jardín en la propia calle y con el Centro cívico-polideportivo Ventas Oeste. La actuación principal en este caso consistirá en mejorar las condiciones de seguridad en el paso de peatones de la Carretera de Asturias y en la prolongación del viario para tránsito peatonal y ciclista, hasta el entronque con la Calle del Espigüete.

Comino rural de la Tejera

Aprovechando la red de caminos informales existentes en los terrenos de contacto entre la ciudad consolidada y los terrenos circundantes, se acondicionará una senda existente al norte del barrio de la Inmaculada, que conecta el barrio de Cantamilanos con los campos deportivos de la Inmaculada, una antigua tejera y el Hospital de León.

La intervención se proyectará utilizando pavimentos terrizos y vegetación autóctona, teniendo en cuenta los criterios de accesibilidad universal. Contará con una pequeña dotación de mobiliario urbano y garantizará su conexión con el viario peatonal de los dos barrios por los que transcurre, así como con el área hospitalaria. 

Este itinerario permitirá su uso por parte de los vecinos de los barrios, pero servirá también para ofrecer un espacio de respiro a los usuarios y visitantes del Hospital, así como una oportunidad para recuperar el pasado histórico de esta zona de la ciudad, donde se conserva un conjunto de chimeneas cerámicas único, legado de su pasado industrial y con un alto valor patrimonial.

Impactos: 30