Así ha titulado Abel Aparicio su último trabajo. Una novela construida  con tres relatos independientes, unidos por susurros, cosidos los tres relatos a una pieza común que deja ver el nervio de la dureza en la España de los años oscuros y tristes. Ser mujer en aquella época, era añadir lastre a cada amanecer. Abel Aparicio, hace un precioso homenaje a la mujer en los tres relatos que componen “¿Dónde está nuestro pan?” que es el título de la novela y de uno de los tres relatos. Abel nos cuenta con su prosa precisa y amable cómo vivía la mujer minera en aquella época, o cómo el asalto a un tren en el relato titulado “Tren 485”, que fue real, pone de relieve el autoritarismo ignorante y el odio del envidioso en las épocas más oscuras. Abel nos muestra una parte de la historia no muy conocida ni bien contada, que él pone en relieve, para que el olvido no adormezca escenas cotidianas muy duras que se dan en cualquier contienda entre hermanos, vecinos y familias, cuando la desigualdad y la injusticia mandan en el colectivo o el destino se empeña en enfrascarse en una guerra.

El muchacho cerró su cuaderno y se sentó.

-Muy bien. Has entendido el mensaje que este escritor nos dejó hace mil años en uno de sus libros. Dijo el profesor, y siguió: -Ahora en el 3022, nos conviene no olvidarnos de lo mal que lo pasaron nuestros ancestros. Esta es una lección de lo que nunca se debe repetir, por eso siempre es bueno hacer recuento del legado de nuestros antepasados.

Neuronada: Como el mismo profesor (inventado) del párrafo anterior, opino que el olvido es el peor amigo de la historia. La vida no deja de ser un recuerdo, un retorno, una vuelta al punto de salida, y si olvidas dónde te llevaron los pasos del día anterior, o no quieres ver las huellas de los que te precedieron, estarás siempre en peligro de cometer errores y horrores que solo llevan al mal. Como muy bien dice Abel Aparicio en la página 57 de su libro: “La vida es cabalgar contradicciones”, y si seguimos las rutas de las que ya pasaron por esas contradicciones, seguramente limpiaremos nuestro propio camino de la cizaña y la maleza que crece en sus laderas.

Humildemente creo, que si aún no has pensado en un buen libro para este verano y puedes hacerte con un ejemplar de “¿Dónde está nuestro pan?” de Abel Aparicio, te lo vas a agradecer. Es un libro con tres historias reales contadas magistralmente por un autor que escribe, desde y con el corazón.

Manuela Bodas Puente – Veguellina de Órbigo.

Impactos: 60