Giovanni Breogán Ferreiro Lera ocupa el primer puesto en el ranking anual 2020-2021, que ha sido elaborado por la Sociedad Española de Excelencia Académica

El Ranking Anual 2020-2021 que elabora la Sociedad Española de Excelencia Académica (SEDEA) ha designado al estudiante de la Universidad de León (ULE) Giovanni Breogán Ferreiro Lera, que cursa en estos momentos el Máster de Estudios Avanzados en Flora y Fauna, como mejor graduado a nivel nacional en el Grado de Biología. Se trata de un reconocimiento que, además de destacar el trabajo y la valía del alumno, pone también el foco en la excelencia de la preparación que imparte la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales.

Este ranking es posible gracias a la colaboración de catedráticos, investigadores y reconocidos expertos de distintas universidades del país (en el caso de la ULE forman parte del comité evaluador los catedráticos Leandro B. Rodríguez, de Bioquímica, Paulino de Paz Cabello, de Biología Celular y Ana Isabel Blanco, de Sociología), que bareman las posiciones valorando el expediente académico y los méritos curriculares de cada estudiante. También se tienen en consideración otros factores que ayudan a determinar sus aptitudes, preparación para el futuro laboral y habilidades profesionales, así como otras iniciativas extra-académicas que reflejen creatividad, capacidad técnica y de resolución de problemas, inquietudes culturales y/o compromiso social.

UN JOVEN DE OLLEROS DE SABERO FORMADO EN LA EDUCACIÓN PÚBLICA

Giovanni nació en Olleros de Sabero (León) en enero de 1999. “Provengo de la enseñanza rural de un pueblo minero venido muy a menos tras el cierre de toda la industria del carbón del eje vasco-leonés, -explica el joven-, de esas zonas que ahora se dan en llamar ‘España vaciada’. Allí estudié la primaria y la secundaria, y después cursé bachillerato en el IES Lancia de León, donde empecé a tener claro que quería dedicarme a la Biología, por lo que tras terminar el Bachiller me matriculé en el Grado en Biología de la Ule, que me parecía el sitio óptimo para cursar la titulación, tanto por el entorno natural de la provincia, a tan pocos kilómetros de la Universidad, como por las características que tienen los centros al ser una universidad pequeña.

El alumno ahora distinguido por su excelencia comenta que su paso por la facultad fue muy positivo. “Siempre que me lo preguntan, -explica-, comento que si pudiera volvería cuatro años atrás para volver a cursar y ‘redisfrutar’ el Grado”, y destaca que lo mejor ha sido el trato con los docentes, que es en todo momento muy cercano. “No puedo más que agradecer todo lo que me han ayudado en conseguir los méritos mencionados, especialmente al equipo decanal de la Facultad, siempre atento y dispuestos por ayudar en todo aquello que esté en su mano”.

Casi desde el primer curso, pero en especial a partir del segundo y del tercer curso, Giovanni tuvo muy claro que su vocación se decantaba por la ciencia de las plantas y en concreto por la Botánica.

“Tengo la gran suerte, -apunta-, de que, además de tener una gran vocación por este mundo, a lo largo de estos cuatro años se ha convertido en mi principal afición: salir al campo, bien equipado y con un buen libro para identificar plantas, recogerlas y determinarlas en el laboratorio, entender por qué crecen allí y no en otro sitio cualquiera… Me parece fascinante”.

Giovanni Breogán estudia en la actualidad el Máster de Estudios Avanzados en Flora y Fauna de la ULE, dependiente del Departamento de Biodiversidad y Gestión Ambiental, en el que cursa “especialmente asignaturas de flora, así como otras que también me causan gran interés como la relativa a la evolución y a la construcción de filogenias”.

El joven señala que su mayor interés en un sentido investigador es por la ciencia que denominamos Geobotánica Global, que estudia la relación entre las plantas y el clima (Bioclimatología o Fitoclimatología), la distribución y la corología de las plantas (Fitogeografía), así como la vegetación en sentido amplio, y cómo y por qué se relacionan las plantas (Fitosocoiología). “Mi futuro me lo planteo en la carrera doctoral, puesto que además de la investigación tengo una gran vocación docente y me gusta explicar, enseñar y transmitir”, concluye al tiempo que reconoce que es también “muy aficionado a la historia, a la filosofía y a la literatura fantástica (Tolkien, Brandon Sanderson… etc), además de ser muy ‘futbolero’ y forofo de la Fórmula 1”

UNA DISTINCIÓN PENSADA PARA ACREDITAR A LOS MEJORES GRADUADOS

El objetivo principal de este ranking es que los estudiantes puedan utilizarlo como carta de presentación frente a cualquier empleador y conseguir de esta forma destacar y no quedar diluidos entre el grueso de estudiantes con currículums más discretos. La Sociedad Española De Excelencia Académica puso en marcha este proyecto porque no existe ningún otro organismo o institución que a nivel nacional identifique y acredite a los mejores graduados universitarios. Existen por supuesto en nuestro país los Premios Nacionales de Fin de Carrera que otorga el Ministerio de Educación, pero son unos premios que desde hace ya muchísimo tiempo se otorgan con retraso, 5 o incluso 6 años, después de que los graduados hayan terminado la carrera. Por lo tanto, no tienen ninguna repercusión práctica en las personas que lo reciben, más allá del orgullo personal de conseguir ese reconocimiento.

Desde SEDEA afirman que “estamos listos para ayudar desde el minuto 1 en que el universitario brillante acaba sus estudios de Grado, Máster o Doctorado; permitiéndoles conseguir un completo desarrollo práctico de su conocimiento en puestos de trabajo punteros, que a posteriori reviertan en beneficio de toda la sociedad. Existimos por y para ellos, con la intención de darles voz, darles visibilidad, apoyarlos laboralmente y conseguir para ellos ventajas competitivas en todos los ámbitos en los que nos sea posible”

Impactos: 54