En la tarde de hoy viernes, 14 de mayo, se han reunido por videoconferencia los consejeros de Medio Ambiente de Castilla y León, Asturias, Cantabria y Galicia para seguir analizando la posición común frente a la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Especial Protección (LESPRE), que pretende la ministra de Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miterd), y han mostrado su malestar por el desarrollo del grupo de trabajo y los trabajos presentados por su departamento ministerial al margen de las comunidades autónomas, y por la comunicación realizada de la última reunión de las OPAS con el director general de Biodiversidad, que sigue generando improvisación y confusión por parte del Ministerio con declaraciones contradictorias de sus responsables. Los cuatro consejeros autonómicos mantendrán próximamente una reunión de trabajo presencial en León para seguir planificando las acciones tendentes a impedir que dicha inclusión se produzca.

En la reunión telemática celebrada esta tarde por los cuatro consejeros de Medio Ambiente, entre ellos Juan Carlos Suárez-Quiñones, de Castilla y León, se ha llegado a las siguientes conclusiones que han compartido las cuatro comunidades autónomas:

Por un lado, consideran que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico sigue ignorando a las Comunidades Autónomas que tienen la responsabilidad de gestionar el 95% de los lobos de España, no solo a los Gobiernos regionales, a los Parlamentos autonómicos y a los municipios, sino también a los técnicos que forman parte del Grupo de Trabajo Lobo al ir contra los propios acuerdos del grupo y volver a presentar, en la reunión celebrada el 5 de mayo, un documento de “Bases de Estrategia de Conservación del Lobo”, cuando el acuerdo mayoritario del Grupo había sido realizar primero una evaluación de la Estrategia en vigor desde el año 2005.

Asimismo se señala que el Ministerio también ignora la “Carta Abierta en apoyo a una gestión del Lobo Ibérico basada en el respeto al mundo rural, el consenso social y la coexistencia”, firmada el 3 de marzo por 10 Comunidades y Ciudades Autónomas, y por las tres Organizaciones Profesionales Agrarias de ámbito nacional (ASAJA, COAG Y UPA), y en la que se hacía un llamamiento al Ministerio para volver al escenario de consenso y diálogo, renunciando a incluir al lobo en el LESPRE. Se recuerda que en estas últimas semanas se han sumado a dicha Carta Abierta los Colegios Profesionales de Ingenieros de Montes, Ingenieros Técnicos Forestales, Ingenieros Agrónomos e Ingenieros Técnicos Agrícolas, así como el Consejo General Veterinario, que reúne a los diferentes Colegios de Veterinaria de todo el país. Estos colegios representan a los técnicos que habitualmente trabajan en el territorio con gestores de la Administración y con ganaderos, y que por tanto conocen también de primera mano la problemática de la gestión del lobo y de la ganadería extensiva.

“Tras este nuevo ejemplo de deslealtad a todos los niveles”, las cuatro CCAA acuerdan reiterar al Ministerio que respete los acuerdos del Grupo de Trabajo adoptados en noviembre de 2020 “y no vuelva a presentar borradores de bases o estrategias para debate en el Grupo, centrándose los trabajos del mismo en la evaluación de la aplicación de la Estrategia aprobada por unanimidad en 2005 y en la preparación del censo nacional”.

Asimismo, las cuatro comunidades lamentan y denuncian públicamente la política de comunicación del Ministerio en este asunto desde sus inicios, cuyo objetivo parece ser confundir a la opinión pública y utilizar la desinformación como herramienta para su política de hechos consumados. Lo ocurrido en esta misma semana es un ejemplo más de esta forma de hacer política desde los despachos de Madrid contra el medio rural y contra las legítimas demandas de sus máximos representantes: Tras una reunión entre el director general de Biodiversidad, Bosques y Desertificación y las Organizaciones Profesionales Agrarias, las OPAs anunciaron la intención del Ministerio de volver al punto de partida para abrir una negociación y lograr un consenso unánime para aprobar una nueva Estrategia de Conservación y Gestión del Lobo antes de dar ningún paso en la modificación de su estatus legal. Horas después, el secretario de Estado desmiente esa noticia, y anuncia que el Ministerio sigue adelante con su particular hoja de ruta, “mostrando una vez más su desprecio al sentir mayoritario de las autonomías españolas que tenemos la responsabilidad de conservar y gestionar el lobo”.

“Reiteramos la oposición de las cuatro comunidades a la intención del Ministerio de incluir al lobo en el LESPRE por las razones que se han expuesto, por escrito y verbalmente, en reuniones bilaterales y en la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, y recordamos al Ministerio y a la ciudadanía que la mayoría de las comunidades autónomas, 11 en total, han expresado, en la última Conferencia Sectorial, el rechazo a las formas que está utilizando el MITERD para forzar la inclusión del lobo en el LESPRE, rompiendo con usos y costumbres asumidos por todas las CCAA y el Gobierno de España de trabajar con consenso y sin adoptar decisiones que afectan a las autonomías sin el acuerdo de éstas. Este comportamiento insólito amenaza con romper las fórmulas de leal colaboración y coordinación que hasta ahora nos habíamos dado, y solo el Ministerio será responsable de las consecuencias”.

Por último, los responsables de Medio Ambiente de las cuatro comunidades loberas han acordado mantener una reunión presencial de los cuatro consejeros en los próximos días en León, con sus respectivos equipos técnicos, para avanzar en las medidas técnicas y legales necesarias para conseguir frenar la inclusión en el LESPRE del lobo y buscar la mejor estrategia para la gestión del lobo en convivencia con la ganadería extensiva.

Impactos: 18