El Grupo Municipal del Partido Popular sigue pidiendo al alcalde de la ciudad, José Antonio Diez, que corrija las graves improvisaciones de su plan de movilidad cuando se cumple un año de su presentación. Trayectos caóticos, señales improvisadas no reglamentarias, carriles de complicada circulación, sobre-señalización horizontal confusa, especialmente en los peligrosos carriles compartidos, y un largo etcétera. Los populares, en esta ocasión, denuncian la utilización del radar ubicado en la avenida Real, junto al Polideportivo Salvio Barrioluengo (El Ejido), una productiva caja de recaudación municipal a 30 kilómetros por hora; límite de velocidad que entra hoy en vigor en todas las vías con un solo carril por sentido, según el nuevo Reglamento General de Circulación. Pero en León es un caos gracias a la presencia en toda la ciudad de señales de 50 y 30 sucesivas y contradictorias, como comprobaron ayer algunos concejales populares.

Este martes amanecía con nuevas directrices del Reglamento General de Circulación: los coches no pueden circular a más de 20 kilómetros por hora en vías en las que acera y la calzada compartan un espacio sin límites, a más de 30 en vías en las que solo haya un carril por sentido o a más de 50 en las que haya al menos dos carriles por sentido.

Una medida a la que León se quiso adelantar hace meses pero que finalmente supuso un caos en la movilidad de la ciudad ya que Diez llenó León de graves improvisaciones de su plan de movilidad, presentado hace más de un año. Trayectos caóticos, señales improvisadas no reglamentarias, carriles de complicada circulación, sobre-señalización horizontal confusa, especialmente en los peligrosos carriles compartidos, y un largo etcétera.

Los populares, en esta ocasión, denuncian la utilización del radar ubicado en la avenida Real, junto al Polideportivo Salvio Barrioluengo (El Ejido), una productiva caja de recaudación municipal a 30 kilómetros por hora. Un límite de velocidad que entraba esta mañana en vigor en todas las vías con un solo carril por sentido, según el nuevo Reglamento General de Circulación.

León necesita claridad

Pero en León es un caos gracias a la presencia en toda la ciudad de señales de 50 y 30 sucesivas y contradictorias, como comprobaron ayer algunos concejales populares en zonas como la Ronda Interior donde las calles Policarpo Mingote o Peña Blanca cuentan con señales de 30 y 50 en apenas 10 metros.

Las nuevas limitaciones aprobadas por el Gobierno en real decreto del pasado noviembre necesitan ser explicadas y simplificadas para facilitar la conducción a los leoneses. Así lo pide el PP municipal, que de nuevo el Ayuntamiento ponga en marcha campañas de concienciación sobre seguridad vial, en esta ocasión centradas en el Reglamento General de Circulación y olvidándose del afán recaudatorio.

Un plan de movilidad que necesita múltiples correcciones

El Grupo Municipal del Partido Popular solicita una vez más al alcalde de la ciudad, José Antonio Diez, que corrija las graves improvisaciones de su plan de movilidad. El pasado viernes se cumplió un año desde que mostró sus intenciones de cambiar la ciudad, pero su proyecto para “recuperar espacio peatonal, mejorar el distanciamiento social y abrir más huecos a la actividad económica” se ha quedado en dos grandes medidas: el descolorido disparate de Ordoño II, que aún no ha escrito su último capítulo, y el caos circulatorio en la ciudad en los últimos meses, que supuso un incremento en la siniestralidad a final de año del 140% del que, según el alcalde, únicamente fueron culpables los conductores y no el galimatías señalético que rige en las vías de la ciudad al que, tozudamente, no quiere poner remedio.

Impactos: 28