La caza y la pesca constituyen un importante recurso natural de Castilla y León. Al conjunto de las actividades cinegéticas y piscícolas, la Consejería de Medio Ambiente destina todos los años parte de sus inversiones tanto en la mejora y protección del medio que alberga este recurso natural, como en su gestión.

La superficie destinada a aprovechamiento cinegético en Castilla y León es de 8.605.958 hectáreas (un 91,3%25 de la superficie de la comunidad), de las cuales 8.023.884 hectáreas pertenecen a cotos privados repartido en un total de 5.793 cotos privados. El resto, es decir, 572.433 ha son terrenos cinegéticos especiales formados por 10 Reservas Regionales, 4 Cotos Regionales y 8 Zonas de caza Controlada.

En Castilla y León hay 44 especies cazables: 36 de caza menor y 8 de caza mayor. Se capturan cada temporada aproximadamente 1.500.000 piezas de caza menor siendo las principales especies la perdiz, el conejo y la liebre junto con la codorniz (especie migradora cazada en media veda). De caza mayor la cifra es de aproximadamente 27.000 piezas, siendo las especies principales el jabalí, ciervo, el corzo y el rebeco (en Castilla y León se caza el 65 %25 del total de los rebecos abatidos en España).

La temporada de caza en la modalidad de media veda, que cuenta con un gran arraigo en la Comunidad, se inició el domingo 15 de agosto y este año se cierra el 20 de septiembre. Se caza los martes, jueves, sábados, domingos y festivos de carácter nacional y autonómico.

 

Impactos: 23