(Foto: Isaac Llamazares

El Logroñés rompió una racha de la Cultural de casi 500 días sin perder en casa y aventaja en siete puntos a los leoneses

El equipo de Aira lo intentó todo, pero fue incapaz de encontrar un hueco en la tupida y ordenada defensa de los riojanos que jugaron como más le gusta hacerlo a la Cultural, defendiendo y saliendo a la contra, y amortizaron sus dos ocasiones con otros tantos goles que les refuerza en la carrera por el primer puesto del grupo

459 días llevaba la Cultural sin perder en el estadio Reino de León, desde que el 31 de octubre de 2018 ganara el Barcelona de Valverde en la Copa; o 497 días desde que el 23 de septiembre de ese mismo año se impusiera en Liga el Real Madrid Castilla de Solari y Vinicius. La racha la rompió un Logroñés que salió más líder de León después de dar una lección de efectividad frente una Cultural que sigue con la pólvora mojada, que dominó a placer durante toda la segunda parte, pero sin ser capaz de lanzar una vez entre los tres palos.
Hay veces que el inicio de un partido te deja claro lo que va a ser el resto del encuentro y otros en los que no se parece nada a lo que está por venir. El duelo entre los dos mejores equipos del grupo fue de ésos en los que lo que se ve a los 10 minutos de juego cambia radicalmente unos instantes después.
Fue un comienzo pletórico de una Cultural que se veía otra vez más ante un Reino de León que rozaba el lleno, en la Aira había sorprendido con su alineación en la que no faltaron Dioni y Kawaya -que se presumían lesionados- para dar forma al planteamiento con más jugadores ofensivos de toda la temporada. Leonesas fueron las primeras llegadas, con mención especial para un balón perdido en el área que le cayó a Héctor Rodas y tras un bote defectuoso envió el balón fuera cuando parecía imposible fallarlo y la grada cantaba el primero de la tarde.

Ese tanto que no llegó pudo cambiarlo todo, pero no entró y quien si acertó fue el Logroñés en su primer acercamiento al área de la Cultural. Una internada por la banda acabó en las botas de Ander Vitoria para que colocara el balón lejos del alcance de Leandro. Era la primera de las muchas ocasiones que iba a tener el jugador de la escuadra riojana, una pesadilla para los defensores culturalistas durante todo el partido, especialmente en la primera mitad en la que el Logroñés estaba noqueando a la Cultural jugando como más le gusta hacerlo a Aira: esperando al rival para salir a la contra. Lo hiuzo el Real Unión un par de semanas atrás, pero los de Irún no tienen la calidad que le subra a los de Logroño que tenían claro cómo cimentar su victoria.

El gol dejó muy tocada a la Cultural y permitió crecerse al líder que tendría las mejores ocasiones de lo que restaba de la primera mitad en la que casi tan malo como el gol era la lesión de Aitor Fernández que obligaba a Aira a cambiar su dibujo porque Ángel Moreno, llamado a ser el recambio del lateral derecho aún no estaba en la convocatoria y eso obligó a utilizar en la banda a Eric Montes.
El paso por los vestuarios fue un punto de inflexión. El entrenador culturalista entendió que una derrota no valía para nada y complicaba sobremanera la pelea por la primera plaza del Grupo II. Dio entrada a Sergio Benito para jugar con dos puntas, aunque eso suponía el riesgo añadido de dejar una línea defensiva de tres jugadores. El Logroñés entendió el mensaje y decidió colocar el autobús delante de la portería de Miño confianza en enganchar una contra con la que matar el partido, aunque la Cultural sabía guardar la ropa mientras nadaba ganando terreno sobre el área de una escuadra riojana que se veía desbordada por los leoneses, dueños y señores del juego, del balón y de las ocasiones.
No llegaba el gol, pero de momento a la grada le valía para disfrutar y alentar a sus jugadores que ponían todo de su parte para festejar el empate, pero sin encontrar fisuras en el entramado defenivo del rival que sólo permitia probar desde lejos a Miño. Necesitaba algo más la Cultural y Aira lo buscó dando entrada a Dani Pichín que no tardó en conectar con Eric Montes, aunque el disparo del catalán se le fue alto. La Cultural se volcaba sobre el área de un rival que ya se limitaba a dejar pasar unos pocos segundos cuando se hacía con el balón antes de perderlo. El choque entraba en sus diez últimas vueltas de reloj, Luque tiraba del carro y la grada no dejaba de creer.
Era un querer y no poder de una Cultural que tocaba y tocaba el balón, pero sin crear peligro real ante la meta de un equipo visitante que sí tuvo era puntería para rematar el partido en su primera visita al campo rival en la segunda parte, en una carrera del exculturalista Zelu, que acababa de saltar al campo y se fue de Julen Castañeda -que pedía una falta del extremo castellonense- para habilitar a Ander Vitoria y que combinara con Iñaki paa que matara el partido y pusiera punto final a la racha en casa de una Cultural que queda a siete puntos del Logroñés y con el ‘average’ perdido. Toca remar que hay mucha Liga por delante, pero en la carrera por el primer puesto ya se pueden cometer pocos errores.

La ficha del partido
0 Cultural: Leandro, Aitor Fernández (Sergio Marcos, m. 25), Iván González, Héctor Rodas, Julen Castañeda, Eric Montes, Alfonso Martín (Sergio Benito, descanso), Kawaya, Julián Luque, Gudiño (Dani Pichín, m. 70) y Dioni.

2 UD Logroñés: Miño, Miguel Santos, Caneda, Míchel Zabaco (Paredes, m. 70), Sierra, Ñoño (Zelu, m. 77), Olaetxea, Ander Vitoria, Iñaki, Andy y Iago López (Gorka, m. 50).
Árbitro: De Ena Wolf. Amonestó a Héctor Rodas y Dioni, de la Cultural; y por los visitantes a Iñaki, Ñoño y Miño.

Goles: 0-1 (m. 15): Ander Vitoria. 0-2 (m. 88): Iñaki.
Por César F. Buitrón

Impactos: 52