La estrella del FC Barcelona se impone a Virgil van Dijk y Cristiano Ronaldo, el gran ausente de la gala.

Leo Messi ya tiene su primer The Best. El premio al mejor jugador de la FIFA se lo llevó el delantero del Barça y fue bastante sorprendente, pues el argentino no era el favorito. Superó a Virgil Van Dijk, el hombre al que todos señalaban como vencedor, y a un Cristiano Ronaldo que no acudió a la gala. Se evitó ver como su gran rival se llevaba un galardón que el luso ha ganado en dos ocasiones.

El gran año a nivel individual de Messi había sido eclipsado por dos sonoros fracasos, la eliminación en la Champions ante el Liverpool y en la Copa América ante Brasil, pero eso no pesó lo suficiente. Su dominio en la Liga española fue absoluto y se convirtió en el artífice de una Liga en la que el Barça no dio ninguna opción ni al Atlético de Madrid ni al Real Madrid. Además ganó su sexta Bota de Oro con 36 tantos, solo Mbappé (33) fue capaz de seguir su ritmo infernal, demoledor. Año tras año es una máquina de hacer goles y generar fútbol.

La tiranía en los premios individuales del dúo Cristiano Ronaldo – Messi duró diez temporadas de manera ininterrumpida. Desde 2008 hasta 2017 tanto el Balón de Oro como los distintos galardones de la FIFA (Jugador FIFAprimero, ahora llamado The Best tras una época en la que ambos galardones se fusionaron) fueron para uno de los dos jugadores en un dominio sin parangón en la historia del fútbol. Eso cambió el año pasado, cuando Modric se llevó ambos premios. Parece que solo fue un espejismo y de nuevo vuelve el duopolio, esta vez gracias a Leo Messi.

El galardón vuelve a demostrar lo difícil que es para los defensas (no hablemos ya de porteros) llevarse trofeos individuales. Solo tres veces ha pasado: la última, en 2006, cuando lo ganó Fabio Cannavaro tras su actuación imperial en el Mundial de Alemania. Antes, lo habían hecho Matthias Sammer (centrocampista reconvertido en central) y Franz Beckenbauer.

La temporada de Van Dijk fue la demostración de que no solo delanteros y centrocampistas pueden ser decisivos. El holandés dio partido sí partido también una lección defensiva en un equipo concebido para atacar y que tenía fe ciega en su central estrella.  Sin embargo, su labor individual, unido a la Champions con el Liverpool, no bastó para llevarse el galardón y se tuvo que conformar con la segunda posición. Por su parte, Cristiano Ronaldo fue tercero y protagonista al no acudir. El anuncio de su ausencia dejó claro que no iba a ganar, y es que ya se sabe que solo va si sabe que va a ganar. Su triunfo en la UEFA Nations League con Portugal y en el calcio italiano con la Juve no fue suficiente.

La fiesta finalizó con el galardón femenino, que fue para Megan Rapinoe, estrella de la selección estadounidense campeona del mundo este verano. Un discurso inspirador y contra la homofobia que cerró una gala llena de sorpresas.

Premio Puskas: Daniel Szori (Ferhervar).

Mejor entrenador: Jürgen Klopp (Liverpool).

Premio a la Afición: Nicolas y Silvia Grecco (Palmeiras).

Mejor portera: Sari van Veenendaal (Atlético de Madrid).

Premio al Fair Play: Marcelo Bielsa (Leeds).

Mejor once femenino: Sari van Veenendaal; Lucy Bronze, Nilla Fischer, WendieReard, Kelley O’Hara, Julie Ertz, Amandine Henry, Rose Lavelle, Marta, MeganRapinoe y Alex Morgan.

Mejor entrenador/a en categoría femenina: Jill Ellis (Estados Unidos).

Mejor once masculino: Alisson Becker, Matthiijs De Ligt, Sergio Ramos, Virgil Van Dijk, Marcelo, Frenkie de Jong, Luka Modric, Leo Mesi, Eden Hazard y Cristiano Ronaldo.

Mejor jugador: Leo Messi (FC Barcelona).

Mejor jugadora: Megan Rapinoe (Reign FC).

RAÚL RIOJA

www.20minutos.es

Impactos: 88