Igualmente, Antonio Silván queda inhabilitado para continuar ejerciendo su labor de alcaldía tras mentir descaradamente y ocultar la condición de investigado (imputado) de Yiyo y otros dos altos funcionarios del consistorio.

Para Actúa León es evidente que un Alcalde que oculta información primero y miente después, cuando se hace público su oscurantismo y malas artes para ocultar las imputaciones en el Ayuntamiento de León, no puede seguir ni un minuto más en su responsabilidad. La solicitud de apartamiento de sus funciones al concejal Yiyo por parte de Ciudadanos es un chiste que nadie puede creerse, que permitiría seguir cumpliendo sus mismas funciones como concejal aún sin delegaciones de alcaldía. Convertir a López Benito en un concejal en la sombra es reírse de la gente, hacerlo para salvar el acuerdo de gobierno que les permite gobernar el consistorio es demostrar una caradura considerable, y una tolerancia hacia la corrupción intolerable.

Desde Actúa consideramos que la única medida proporcional al comportamiento de la alcaldía es la presentación de una moción de censura conjunta por parte de toda la oposición y posteriormente reprobar y exigir en pleno la dimisión como concejal del imputado. Cualquier otra iniciativa solo permitirá la pervivencia de la mentira y cosas mucho peores en la planta noble de Ordoño II.

No estamos ante una cuestión baladí: trece horas de registro, despachos precintados de destacadísimos funcionarios, tres imputaciones y todo salpimentado con la mentira para evitar lo inevitable, que todo el mundo se enterase antes o después.

Queda menos de un año de legislatura, pero para este PP y esta Ciudadanos ya se ha hecho muy larga, va siendo hora de que el consistorio deje de ser un coto vedado del Equipo de Gobierno para convertirse en un espacio compartido por todo el pleno y la ciudadanía engañada y defraudada por el “enredo” de los últimos días.

Impactos: 29