El consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo, ha destacado que Castilla y León ha superado el objetivo de la legislatura de alcanzar los 5.000 trabajadores con discapacidad en los centros especiales de empleo (CEE). Asimismo ha anunciado, durante la clausura del XIII Congreso Nacional de Empleo con Apoyo que se ha celebrando en Burgos, una nueva convocatoria de apoyo al empleo con discapacidad adaptado a circunstancias específicas, prevista para 2019. Esta nueva línea de subvenciones tiene como objetivo promover la contratación de profesionales que presten su asistencia para ayudar en el desarrollo de habilidades en el puesto de trabajo de trabajadores con discapacidad. La Consejería de Empleo destinará en 2018 más de 24 millones de euros a la integración laboral de personas con discapacidad y en riesgo de exclusión, en centros especiales de empleo, en empresas ordinarias y en empresas de inserción (EI).

El consejero de Empleo ha anunciado una nueva línea de apoyo, dotada íntegramente con fondos autónomos de la Junta de Castilla y León, para la contratación de profesionales de apoyo a trabajadores con discapacidad en circunstancias específicas. El consejero ha avanzado esta nueva medida durante la clausura del XIII Congreso Nacional de Empleo con apoyo, que se ha celebrado en Burgos desde el pasado 13 de junio, organizado por la Asociación Española de Empleo con Apoyo. Por otra parte, ha añadido que la Junta invertirá, durante 2018, más de 24 millones de euros, para la integración laboral de trabajadores con discapacidad a través de centros especiales de empleo, en empresa ordinaria y de inserción.

Objetivos alcanzados

La Consejería de Empleo ha superado el objetivo establecido por el presidente de la Junta de Castilla y León de alcanzar en esta legislatura los 5.000 trabajadores con discapacidad empleados en la Comunidad. En concreto, se han alcanzado, a 31 de diciembre de 2017, los 5.462 empleados con discapacidad en los CEE, que se incrementan también por primera vez hasta llegar a los 215 centros especiales de empleo registrados en Castilla y León.

El presupuesto de la Consejería de Empleo de 2018 en el ámbito de la Economía Social destinado al empleo con discapacidad y a trabajadores en situación o riesgo de exclusión, asciende a 24 millones de euros, lo que supone un incremento del 4,3 % respecto al ejercicio anterior. El esfuerzo presupuestario en esta legislatura ha permitido alcanzar cinco objetivos en esta área:complementar hasta el 75 % del SMI de los nuevos contratos de trabajadores con discapacidad, con especiales dificultades, asumiendo el incremento del 8 % del SMI aprobado por el Estado en 2017 y del 4 % en 2018; recuperar la financiación de inversiones vinculadas a nuevos proyectos y a la contratación de trabajadores con discapacidad en los centros especiales de empleo; impulsar la contratación de técnicos de apoyo a los trabajadores con discapacidad que trabajan en la empresa ordinaria; la contratación de personal de acompañamiento para trabajadores en situación o riesgo de exclusión en empresas de inserción y, por último, la creación de un instrumento de apoyo financiero para los CEE y las EI para anticipar el primer 50 % del SMI de los trabajadores con discapacidad y aquellos en situación o riesgo de exclusión social de los centros que han solicitado subvenciones de costes salariales

Nueva línea de empleo con apoyo

La nueva línea de ayudas tendrá como objetivo incrementar la contratación de profesionales para el apoyo al empleo con discapacidad en circunstancias específicas. Se acordará con las entidades representativas de este sector y subvencionará los costes salariales y de la Seguridad Social de los trabajadores profesionales que presten apoyo para el desarrollo y mantenimiento de habilidades personales y sociales de personas con discapacidad.

Los beneficiarios serán todas aquellas asociaciones, fundaciones y entidades sin ánimo de lucro que tengan como objeto social la inserción laboral o la creación de empleo a favor de personas con discapacidad y cuenten en su plantilla con personal contratado para el desarrollo del apoyo de habilidades de estos trabajadores con discapacidad dentro de una serie de titulaciones universitarias concretas.

Asimismo, los destinatarios finales de las ayudas serán personas con discapacidad psíquica, discapacidad intelectual o por enfermedad mental, con un grado de minusvalía igual o superior al 33 %, y personas con discapacidad física o sensorial con un grado de minusvalía igual o superior al 65 % y que estén inscritas como demandantes de empleo como desempleados con anterioridad a la presentación de la solicitud de subvención.

La cuantía de la subvención atenderá a los costes salariales, incluida la Seguridad Social a cargo de la empresa, de los trabajadores dedicados al programa de habilidades personales y sociales, con unos límites establecidos en función de la jornada laboral y el número de personas con discapacidad apoyadas.

Impactos: 17