La Junta de Castilla y León, reunida en Comisión Delegada para Asuntos Económicos, ha autorizado hoy al Ente Regional de la Energía (EREN) la concesión de un préstamo por importe de 42 millones de euros, procedentes del Banco de Desarrollo del Consejo de Europa, que permitirá impulsar una planta de generación de energía limpia mediante biomasa en Cubillos del Sil (León). El proyecto está dirigido por el Grupo Forestalia, que prevé invertir 112 millones y generar alrededor de 450 empleos, entre los trabajadores de la instalación y los asociados a su actividad, a los que hay que añadir los 250 necesarios para ejecutar la obra. La iniciativa se enmarca en el Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros, que lidera la Consejería de Economía y Hacienda.

7 de junio de 2018

Castilla y León | Consejería de Economía y Hacienda

El EREN, organismo adscrito a la Consejería de Economía y Hacienda, ha recibido hoy autorización para contribuir en la financiación del proyecto de construcción y explotación de una planta de generación de energía eléctrica verde a partir de biomasa, preferentemente forestal, que se ubicará en el polígono industrial de Cubillos del Sil, de titularidad autonómica.

La colaboración en esta iniciativa inversora consiste en un préstamo de 42 millones de euros aprobado el pasado mes de marzo por el Banco de Desarrollo del Consejo de Europa a favor del Ente Regional de la Energía, en condiciones ventajosas. Aquella operación va a permitir ahora a este organismo público de la Junta formalizar un crédito por el mismo importe a favor de Fuerzas Energéticas del Sur de Europa, una sociedad participada por Forestalia, que es la empresa que lidera la ejecución de la obra.

La planta de generación eléctrica proyectada por el grupo de origen aragonés en El Bierzo tendrá una potencia instalada de 49,9 megavatios (MW) y será alimentada con unas 280.000 toneladas anuales de biomasa, esencialmente de origen forestal, según la información facilitada por la compañía.

Impacto del proyecto en términos de actividad y empleo

El impulso del Ejecutivo autonómico a este proyecto obedece a su trascendente impacto económico y social en Castilla y León y, en particular, sobre un territorio afectado por el proceso de reestructuración de la minería del carbón. De hecho, Forestalia ha estimado que la planta de biomasa permitirá consolidar en el tiempo 50 nuevos puestos de trabajo en las instalaciones y otros 400 dedicados al abastecimiento de la materia prima, a los se suman los 250 empleados precisos para su construcción.

Otra de las ventajas de esta iniciativa privada es que conlleva poner en valor un recurso autóctono, como es la biomasa, favoreciendo una nueva actividad en la zona de influencia de la planta y con  garantías de respeto ambiental, gracias a la implicación de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente (Somacyl), dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. En línea con lo anterior, el proyecto de Forestalia es coherente con la política de la Junta de fomento de las energías renovables, un sector en el que Castilla y León tiene un acreditado liderazgo, y con los objetivos definidos en el Plan de la Bioenergía 2011-2020. En concreto, la biomasa constituye una fuente de generación de electricidad gestionable, que permite abastecer a la demanda en todo momento, con independencia de las condiciones meteorológicas.

Impactos: 24