Después de múltiples reivindicaciones de toda la Región Leonesa y de Asturias por el grave deterioro de la autovía León-Benavente, nos vemos indignadamente sorprendidos con la noticia de que el Ministerio de Fomento ve la solución en rebajar la velocidad a 100 kilómetros hora. Esta medida más bien parece una burla indecente a los leoneses y los asturianos, porque sólo a unos impresentables se les puede ocurrir esta solución que no soluciona nada y que sólo tiene la salida definitiva y lógica de la reparación y reasfaltado de toda la autovía, como se prometió. Reducir la velocidad no es la solución, el deterioro no desaparecerá con ello. No nos cabe duda que la solución adoptada no se les ocurriría a los sesudos del ministerio si esto pasase en Cataluña o en el País Vasco, pero parece que los leoneses, como la Junta se encarga muchas veces de recordarnos con sus decisiones, somos ciudadanos de segunda clase, afirmó el vicesecretario de Unión del Pueblo Leonés, Eduardo López Sendino.

Por eso desde UPL exigimos acabar con esta burla y el inmediato inicio de unas obras de definitivo arreglo del firme que hace ya años debió de hacerse, y cuya responsabilidad recae en el Ministerio de Fomento y la Junta de c. y León, que poco le ha importado esta situación.

Impactos: 61