Por lo que respecta a la accidentalidad, tanto la delegada del Gobierno como el director general de Tráfico han destacado la concienciación y las nuevas medidas preventivas y disuasorias para reducir el número de accidentes mortales, que en 2016 se han reducido en un 3% en las carreteras de Castilla y León, y en lo que llevamos de año 2017 (del 1 de enero al 6 de noviembre) la estadística oficial denota 10 muertos menos que en el mismo período del pasado año 2016.

El director general de Tráfico ha destacado que España es el quinto país de la Unión Europea con menos siniestralidad en las carreteras, por detrás de Suecia, Gran Bretaña, Países Bajos y Dinamarca, donde se ha estacado. Sin embargo, esta reducción en vías interurbanas se contrapone con el incremento de accidentes mortales en vías interurbanas (el 18% en España del total de accidentes mortales), sobre todo de peatones, ciclistas y motociclistas, lo que justifica medidas ya resaltadas como la educación vial, las campañas especiales de protección de ciclistas y peatones…

ACCIDENTALIDAD DEL 1 DE ENERO AL 6 DE NOVIEMBRE DE 2017.

En lo que llevamos de año 2017, del 1 de enero al 6 de noviembre, en las carreteras de Castilla y León se han producido 95 accidentes mortales (3 menos que en el mismo período de 2016), con el resultado de 107 personas fallecidas (10 menos que en 2016), 35 heridos graves (12 menos que en 2016) y 53 heridos leves (8 menos que en el mismo período de 2016

Según el anuario estadístico del Ministerio de Fomento, la red viaria de Castilla y León asciende a 33.022 kilómetros, de los cuales 2.355 corresponden a vías de alta capacidad (7%) y 30.564 kilómetros a las vías convencionales (93%), y los datos de la DGT establecen en 1.640.565 el número de conductores, y en 1.785.880 vehículos el parque de vehículos.

Durante el año 2016 han fallecido 175 personas en accidentes de tráfico en las carreteras de Castilla y León, lo que supone un 3% menos que en 2015 (181 fallecidos en 2015). Tanto la distribución como la variación respecto al año anterior son desiguales entre tipos de vía: los fallecidos en vías interurbanas han sido 134, un 16% menos que en 2015 (26 personas menos), mientras que en vías urbanas han fallecido 41 personas, un 95% más que en 2015 (20 personas más).

El número de heridos hospitalizados registrados por las policías de tráfico ha sido 736, un 0,3% menos que en 2015. Mientras que las vías interurbanas han experimentado un descenso del 5%, en vías urbanas se ha producido un aumento del 9%.

Por lo que respecta a los heridos no hospitalizados, se han producido aumentos del 2%, en vías interurbanas, y 8%, en vías urbanas. El número total se ha situado en 5.696.

Por tipo de vía, al comparar  el año 2016 con el 2015 se observa que en las autopistas y autovías el aumento de los accidentes fue de un 3%, los fallecidos disminuyeron 24% y los heridos hospitalizados aumentaron un 7%. En las vías convencionales el aumento de los accidentes fue de un 1%, los fallecidos disminuyeron un 14% y los heridos hospitalizados disminuyeron un 8%.

Evolución desde 1993 a 2016

La evolución de las cifras de fallecidos por accidente de tráfico con víctimas, desde que se mantienen estadísticas, se registró un máximo histórico en el año 1993 y a partir de ese momento muestra una tendencia ligeramente descendente hasta alcanzar el año 2002, en el que se notificaron 602 fallecidos. Desde entonces el número de fallecidos ha ido disminuyendo de manera más acusada hasta alcanzar el mínimo de la serie histórica en el año 2014 con 157 fallecidos. En el último año, 2016, el número de fallecidos ha sido 175, un 3% menos que en 2015.

Impactos: 65