Asaja y la Asociación Leonesa de Apicultores firmaron hoy lunes un acuerdo por el cual ésta última se integra como organización de carácter sectorial en el sindicato agrario. En la firma del acuerdo estuvieron presentes el presidente de los apicultores Javier Morán y el secretario Antonio Panera, mientras que por ASAJA estuvo el presidente Arsenio García y el secretario general José Antonio Turrado. De esta forma los apicultores amplían su presencia en órganos de consulta e interlocución en los distintos ámbitos en los que se decide la política agraria en general y la sectorial del sector apícola en particular. Ambas organizaciones son líderes en su ámbito: Asaja es la organización mayoritaria en la provincia de León, con más del cincuenta por ciento de todos los agricultores de la provincia que están asociados, y la Asociación de Apicultores , con 506 socios y 31.000 colmenas, aglutina a la inmensa mayoría de los apicultores, en particular a los profesionales.

El presidente de los apicultores, Javier Morán, recordó el mal año que atraviesa el sector por la falta de floración debido a la sequía y las heladas, lo que se traduce en una paupérrima cosecha, ya que la producción de miel se destinará casi en su totalidad al alimento invernal de la colmena. Criticó la falta de medidas eficaces para paliar las pérdidas, destacó los perjuicios por los efectos de los incendios forestales, y pidió protección y compensaciones por los daños del oso. Los apicultores han pedido también a la Junta de Castilla y León un plan eficaz para luchar contra la amenaza del depredador  “avispón asiático”, y solicitan una línea de seguros subvencionada por ENESA que atienda a sus necesidades.

La apicultura es un sector en clara expansión en la provincia al haberse convertido en una alternativa para los jóvenes que se incorporan al campo, sobre todo en zonas de monte y agricultura marginal, donde es una de las pocas opciones posibles.

Impactos: 33