La Central Sindical Independiente y de funcionarios (CSIF) de León denuncia “la continua merma de plazas de hospitalización, que también ha llegado al Complejo Asistencial Universitario de León (CAULE)”, ya que, a la consabida clausura de 27 camas en una unidad de la planta tercera del Hospital Monte San Isidro, se suma ahora el cierre de 8 camas en la planta octava del edificio Princesa Sofía.

   CSIF lamenta que las recientes afirmaciones del director general de Asistencia Sanitaria de la Junta realizadas la semana pasada en León, y en las que señalaba que no se iba a cerrar ninguna cama en el CAULE, “se han evidenciado inciertas. Al aludido cierre de una unidad del Hospital Monte San Isidro, y a la inhabilitación en junio de todas las camas que componen la Planta 12 del Edificio Princesa Sofía (36 camas), ahora, no contentos con todo ello, han decidido cerrar parcialmente la planta 8 del mismo edificio”.

    CSIF asegura que “los recortes, cierres y demás medidas que suponen un menoscabo de la asistencia sanitaria no se quedan sólo en la clausura de camas. El cierre parcial de la planta 8 supone también un cambio de parte de su personal, enfermeras y auxiliares, que han debido modificar su lugar y sus turnos de trabajo, en función de la caprichosa gestión de los responsables de la administración, que una vez más, hacen y deshacen sin contar con nadie”.

   CSIF indica que el cierre de la planta 8 no ha sido completo “por la presión que el Servicio de Otorrinolaringología ha ejercicio para mantener su asignación de camas de manera intacta, para poder prestar así los servicios que la ciudadanía demanda”.

   Este sindicato independiente reitera una vez más, “y no será la última, dada la actitud de la Consejería de Sanidad y de la Gerencia del CAULE, que este tipo de gestión no beneficia a nadie, sino todo lo contrario, consigue reducir la calidad asistencial que se debe ofrecer a todos los usuarios, al entorpecer el trabajo de los profesionales con este tipo de medidas.

Impactos: 45