El paro registrado ha descendido más entre los hombres que entre las mujeres: un 6,73% frente a un 5,12%. 66.310 hombres están en paro y 89.355 mujeres. 21.000 mujeres más que hombres están en paro, un problema que parece no tener solución en Castilla y León.

Los datos publicados hoy por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social son propios del período estival en el que nos hayamos. En verano se generan puestos de trabajo temporales ligados con el turismo. Ello se ve claramente con los contratos firmados durante el pasado mes. Se han firmado 320 contratos indefinidos menos que en mayo y, del total de los firmados, el 91,9% son temporales. En definitiva, contratos que desaparecerán cuando acabe el verano. Uno de cada cuatro trabajadores tiene un contrato atemporal y uno de cada cinco a tiempo parcial. De nuevo, empobrecimiento del trabajo.

Por otra parte, es muy curioso que aunque haya disminuido el paro registrado, haya más solicitantes de prestaciones por desempleo que en el anterior mes del que se tienen datos (el paro registrado da los datos de mayo). En este mismo sentido, es seriamente preocupante, y lo venimos diciendo cada mes, la disminución de la cobertura de prestaciones por desempleo. Se ha disminuido intermensualmente en un 3,97% en CyL, frente al 2,83% en España. Sólo un 45,6% de los desempleados tienen una prestación por desempleo.

 En definitiva, los datos de empleo de verano son el espejismo que camufla la realidad de desierto poblacional al que nos condenan las políticas del PP que está precarizando el empleo en niveles lacerantes y desprotegido a los sectores más vulnerables de nuestra solidaridad. La recuperación sigue sin llegar a las personas y familias en CyL

Impactos: 62