Ecologistas en Acción de la provincia de León ha dirigido al Consejero de Fomento y Medio Ambiente, recurso de reposición contra la autorización (BOCyL  21.10.16) que permite la construcción de un segundo vertedero en el CTR de San Justo de la Vega.

El recurso se ha fundado en los siguientes motivos:

1) No se ha notificado el trámite de audiencia a todos los interesados, limitando la participación real y efectiva de  particulares, organizaciones,  juntas vecinales y ayuntamientos.

2) En el  Plan Integral de Residuos de Castilla y León  la ampliación del CTR ni se planifica ni se presupuesta. Solo se constata veladamente la necesidad de ampliar el vertedero de León,  pero esa necesidad no se traslada el “Programa de Medidas”. Estamos ante un proyecto que no está contemplado en el plan autonómico de gestión y que por lo tanto incumple lo previsto en el RD de vertederos.

3) Se han  ignorado los episodios de contaminación del arroyo del valle de la Calzada, (receptor de las aguas residuales del CTR y vertedero asociado) que han sido denunciados públicamente y  en las alegaciones presentadas. Y se ha mantenido el mismo sistema de tratamiento de aguas residuales en la autorización de vertido.

4) La actividad que viene  realizando el CTR,  y que se prolongará con la presente autorización durante al menos 13 años, incumple la legislación de residuos,  la legislación de vertederos, y  la planificación estatal de residuos, (PEMAR 2016-2022). Básicamente porque se seguirán eliminando en el vertedero un alto porcentaje (más de un 70% según datos del promotor), del total de los residuos domiciliarios y comerciales que llegan al CTR: materia orgánica,  papel/cartón, plásticos, vidrio,  metales, madera, textil, cerámica, etc.,  que tienen salidas prioritarias mediante la reutilización,  el reciclaje y el compostaje. 

Por lo tanto, el nuevo vertedero se ha sobredimensionado arbitrariamente, ya que en 2020 será obligatorio reciclar, como mínimo, el 50% de los residuos en cumplimiento de la Directiva Marco de Residuos y de la Ley estatal 22/2011.

Gersul asegura que “el diseño del vertedero no está afectado por los objetivos de reutilización ni reciclado” pero admite que estos objetivos “afectarán a la vida útil de la infraestructura”, y lo harán,  desde luego,  acortándola como ya ha sucedido con el primer vaso de rechazos de San Román de la Vega. ¿Hasta cuándo piensan seguir despilfarrando el dinero público acortando, a sabiendas,  la vida útil de infraestructuras que no se utilizan de forma adecuada?.

Esta asociación seguirá denunciando la actual política de residuos que promueven la Junta y Gersul, una política inaceptable por sus impactos ambientales y por la enorme cantidad de recursos materiales y económicos que,   en vez de servir al bien común y al interés general, se ponen a disposición  de las grandes empresas que gestionan los residuos.

 Y seguirá exigiendo un cambio radical que debe pasar por:

-Implantar la recogida selectiva de la materia orgánica.

-Poner en  marcha  sistemas de retorno y devolución de envases.

-Elaborar y llevar a la práctica  planes de prevención de residuos que  establezcan objetivos y medidas concretas a fin de conseguir una importante reducción de la cantidad de residuos generados.

Es decir, seguiremos  exigiendo que se gestionen los residuos de acuerdo con el principio de jerarquía y con los objetivos de reciclaje y compostaje que marcan las leyes.

Fdo.: Junta Directiva de Ecologistas en Acción

Impactos: 44