Los corrillos de cazadores comentan los malos resultados en cuanto al número de codornices abatidas en los primeros días de la media veda en las zonas en las que habitualmente se cazaban más piezas en León.

Estos datos procedentes de tertulias y comentarios de los cazadores son bastante fiables para los propios cazadores. No se cazan muchas codornices esta temporada, cuando en la primavera eran abundantes ¿dónde han ido? ¿qué ha pasado? Parece que las codornices con los calores de julio y agosto han querido disfrutar del frescor de las zonas más altas. Esto es lo que decimos los cazadores con nuestras experiencias de muchos años cazando la media veda.

Hay otra manera de tratar los datos de la cría, movimientos y caza de la codorniz con criterios científicos y no de amigables y entretenidas tertulias de cazadores.

El científico José Antonio Pérez Garrido (Veterinario) dinamizador del Proyecto Coturnix ,ha publicado recientemente un artículo en el Club de Caza, analizando los primeros resultados de la media veda de la caza menor en lo que a la codorniz se refiere. Son datos parciales, que serán complementados al final de la temporada.

Reproducimos íntegramente el artículo mencionado:

 “Primeros resultados sobre el desarrollo de la media veda: «la presión cinegética sobre la codorniz no es alta»

José Antonio Pérez Garrido, dinamizador del Proyecto Coturnix para Castilla y León, analiza para los usuarios de Club de Caza el desarrollo de la temporada de la caza de la codorniz en León.

La colaboración de los cazadores es fundamental para la recuperación de anillas y la posterior recopilación de datos del Proyecto Coturnix. La notificación de esa anilla es la que da relevancia al estudio porque, aunque solo sabemos el lugar donde se anilló y el sitio en el que se recupera y no podemos conocer los movimientos del ave desde el momento de su marcaje, al menos sí que se pueden identificar ciertas querencias y apuntes sobre su supervivencia.

A día de hoy, todavía algunos cazadores piensan que les puede pasar algo por haber cazado una codorniz anillada, y nada más lejos de la realidad.

Analizamos el inicio de la temporada de caza de la codorniz

José Antonio el primer fin de semana de la desveda de la codorniz en Castilla y León analizó las 141 aves que recogió personalmente de 18 colaboradores de 5 cotos de León. Tras examinar las aves capturadas obtuvo varios datos bastante significativos, teniendo en cuenta que eran datos muy parciales de tan solo dos días de caza. Te recordamos las conclusiones obtenidas por el licenciado en veterinaria tras analizar los pájaros cazados.

Los datos recopilados, gracias a la colaboración de los cazadores son de suma importancia para el colectivo cinegético para monitorizar la población de codornices y defender la sostenibilidad de su caza. Según José Antonio Pérez, “Una vez concluida la primera semana de media veda, se ha mantenido la tónica que apunté en el análisis realizado tras los dos primeros días de la caza de la codorniz en el sur de Castilla y León. Se continúa abatiendo un alto porcentaje de jóvenes del año ya bien emplumados y mudados y no se están produciendo movimientos notorios en las poblaciones de codornices. Es decir, se están cazando en casi todos los cotos aves nacidas antes de julio en la zona o en entornos cercanos. Tratando de aproximarnos al cálculo de la presión cinegética sobre la especie, podemos comparar algunos resultados de caza con los del anillamiento que hacemos en primavera.

Es curioso que la estima es que se anillan anualmente un número similar de codornices en España y Francia, en torno a 2.000 y, sin embargo, año tras año cazamos más codornices anilladas en el país galo que en España. El año pasado, a través del Proyecto Coturnix, se recuperaron 69 codornices anilladas, de las cuales 40 fueron marcadas en Francia, 28 en España y 1 en Países Bajos.

En esta primera semana de caza nos ha llegado la notificación de 8 codornices anilladas cazadas, de las cuales 6 se anillaron en Francia y 2 en España. Aún no hemos tenido noticias de que se haya cazado ninguno de los 107 ejemplares que yo anillé entre León y Palencia. Otro dato también muy llamativo es que, de los 107 machos analizados, 47 son aves con gargantas tipo 4 o 5, es decir, de color oscuro o casi negro.

El estudio general, a la finalización de la temporada, dará información más fiable, pero, a simple vista, parece que la presión sobre la población no es tan alta, puesto que animales que son abundantes en primavera luego no aparecen en las perchas de caza”.

Se puede ver el artículo completo en la siguiente dirección: https://www.club-caza.com/actualidad/actualver.asp?nn=16496

 

Impactos: 97