El rover Perseverance de la NASA ha tocado el suelo marciano y está listo para abrir una nueva página de exploración espacial. Más de 200 días después de su salida de la Tierra, la sonda ha completado su misión con éxito aterrizando en Marte según todo lo previsto.

Poco después del amartizaje la avanzada tecnología de este rover ya ha hecho posible enviar la primera imagen del planeta rojo, concretamente una vista del cráter de 45 kilómetros de diámetro Jezero, la zona que se había elegido para que aterrizara Perseverance.

La misión está destinada a buscar rastros de vida y recoger las primeras muestras del suelo marciano que en 2031 serán traídas a la Tierra por un relevo de misiones.

Perseverance ha entrado en la atmósfera de Marte tras separarse del sistema de crucero según los cálculos, los tiempos y las maniobras previstas. Esta operación la ha hecho el rover de forma totalmente automática, por lo que desde la sala de control poco más podían hacer que monitorizar la sonda. Todo era retransmitido, eso sí, con 11 minutos de retardo debido a la distancia.

Mientras la tensión crecía en la sala de control del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, Swati Mohan, ingeniera en el equipo de aterrizaje del rover, iba proporcionando actualizaciones: “La nave espacial Perseverance está transmitiendo tonos de latido del corazón, estos tonos indican que Perseverance está funcionando normalmente”.

Han llegado entonces los famosos ‘siete minutos de terror’. Se trata de uno de los momentos más delicados de la misión, en el que la nave tiene que pasar de los 20.000 kilómetros por hora a los que viaja al alcanzar la atmósfera marciana hasta cero, para dejar el rover sobre la superficie del planeta suavemento.

La maniobra se ha completado con total éxito. El paracaídas se ha desplegado para disminuir aún más la velocidad. En ese momento estaba viajando a 1.500 kilómetros por hora y se encontraba a solo 11 kilómetros de la superficie de Marte.

Con todo a punto, el radar y las cámaras encendidas han ayudado a Perseverance a buscar un lugar seguro para el aterrizaje. Estaba listo para completar una misión de siete meses en siete minutos críticos y el resultado ha sido exactamente como se esperaba.

Tal y como estaba previsto, a las 21:55 hora peninsular española se ha confirmado que Perseverance se encontraba sano y salvo en la superficie de Marte y que estaba listo para iniciar su nueva aventura: explorar el planeta rojo en busca de rocas y vida microbiana antigua.

“Perseverance está vivo en la superficie de Marte”, se ha escuchado en el centro de control de la NASA.

Recordamos que el descenso a través de la atmósfera a Marte es una maniobra muy difícil y arriesgada, tanto es así que se estima que solo el 40% de los intentos realizados hasta ahora han tenido éxito.

Resumen en menos de 100 palabras de la maniobra más crítica

80 segundos después de entrar a la atmósfera, Perseverance se ha enfrentado a una temperatura de hasta 1.300 grados protegido por su escudo térmico. Después, el paracaídas con un diámetro de 21,5 metros se ha desplegado y a continuación el escudo térmico se ha separado del rover para que este último activase el radar y las cámaras para detectar las características del suelo y el lugar de aterrizaje. Se ha liberado del paracaídas y, a 20 metros del suelo, la etapa de descenso se ha separado y ha permitido que Perseverance descienda muy lentamente.

MARTA GASCÓN

www.20minutos.es

Impactos: 25