La Federación Leonesa de Empresarios (Fele), ante la situación crítica que atraviesan las  empresas y sus trabajadores, ha remitido al Ayuntamiento de León una comunicación por la que solicita medidas extraordinarias de índole fiscal que sirvan para atenuar los efectos económicos de esta crisis por el coronavirus.

Efectos que van a tener graves consecuencias para autónomos, pymes, micropymes y empresas de distinta índole, así como en los ciudadanos, que van a ver mermadas sus condiciones económicas ante la paralización de la actividad económica.

En este sentido, apelando a la responsabilidad de las distintas administraciones, Fele insta al Ayuntamiento de León a que proceda a un aplazamiento del periodo de pago voluntario hasta el 31 de diciembre de 2020 de los siguientes  impuestos.

–          Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI)

–           Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE)

–           Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM)

–           Tasa de gestión de residuos sólidos urbanos de la provincia de León (Gersul)

Fele considera que se trata de una decisión que se ha de tomar por estas administraciones con carácter urgente en el ámbito de sus competencias.

Impactos: 32