Insta a la creación de una comisión compuesta por representantes de los distintos grupos políticos, técnicos de Urbanismo y Medio Ambiente, vecinos y colectivos interesados, para acordar la ubicación más idónea así como el estudio económico

El Diputado Provincial y Concejal del Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo, Juan Carlos Fernández, fiel defensor de las mascotas que en su día recogió las demandas de asociaciones animalista se consiguió el compromiso de “sacrificio cero” en la Diputación de León, en 2.015 ya ha propuesto en el Ayuntamiento la habilitación de un cementerio para mascotas y, nuevamente se ha hecho eco de una necesidad cada vez más palpable en nuestro municipio como son las infraestructuras para el uso y disfrute de zonas y espacios públicos no sólo para sus habitantes sino también para la convivencia con sus mascotas, hecho, afortunadamente, cada vez más valorado, fruto de un cambio en las consciencias de las personas. Por esta razón, en muchos municipios de España se han comenzado a implantar los conocidos “parques caninos”, para que los perros puedan hacer ejercicio y jugar bajo la supervisión y responsabilidad de sus dueños.

Una de las funciones de las Administraciones locales es regular aquellos aspectos que afecten a la convivencia de sus administrados, y uno de los aspectos más relevantes de esa convivencia es el disfrute y la ocupación de los espacios públicos por los habitantes de cada ciudad, pueblo o distrito.

Es también una realidad indiscutible, que esos espacios son además compartidos por animales de compañía, que demandan unas necesidades y servicios específicos, y generan mas allá de las obligaciones y comportamientos regulados por las leyes y por el civismo ciudadano, puntos de vista muy personales, sentimientos y subjetividades que van desde el amor a las mascotas, hasta las sensaciones de seguridad o inseguridad derivadas de su compañía.

¿Qué es un parque canino?

Un parque para perros es un espacio público compartido por personas y estos animales de compañía. Es un recinto acotado donde las mascotas pueden hacer ejercicio y jugar bajo la supervisión y control de sus dueños. Técnicamente precisan de pocos requisitos.

¿Por qué un Parque para perros?

Sencillamente porque los perros ya están entre nosotros, y en el caso del municipio de San Andrés del Rabanedo se cuentan por cientos, con lo que no es ninguna necesidad artificial o superflua, sino que vendría a satisfacer una demanda real de espacios donde poder pasear en libertad a las mascotas, y compartir la experiencia con otros amantes de los animales, además de permitir a los que no deseen esa convivencia poder aprovechar el resto de espacios públicos sin inconvenientes.

Fernández, llevara esta iniciativa a la próxima comisión municipal informativa de Medio Ambiente que se celebrara a finales de este mes y espera contar con el apoyo de todos los grupos políticos.

Impactos: 56