A fecha de 31 de diciembre de 2018, se encontraba esperando una intervención quirúrgica en los hospitales públicos de Castilla y León un total de 22.524 pacientes, con una demora media de 65 días. La reducción desde la puesta en marcha de este Plan ha sido del 32 % en número de pacientes y del 23 % en demoras, tal y como estaba previsto para diciembre de 2019.

El número de pacientes que se encontraban esperando una operación en cualquiera de los hospitales públicos de Castilla y León se ha reducido en 1.971 en el último año, pasando de 24.495, el 31 de diciembre de 2017, a 22.524, en la misma fecha de 2018. La demora media se ha reducido 13 días pasando de 78 a 65 días, en el mismo periodo de tiempo.

Se trata, pues, de una reducción en el último año del 8 % en lo que a número de pacientes se refiere y del 16,6 % en cuanto a días de espera. Estos datos se añaden a los buenos resultados conseguidos en 2017, de forma que en los dos últimos años los pacientes en espera de intervención se han reducido en un 20,1 % -5. 686 menos- y la demora media en un 39,2% -42 días menos-. 

Estas cifras permiten cumplir los objetivos del Plan Perycles con un año de antelación. En el momento de la aprobación de este Plan, en abril de 2016, se encontraba en lista de espera un total de 33.212 pacientes. La reducción desde entonces ha sido de un 32,1 % y se alcanzan ya los objetivos marcados por este plan de reducción de demoras, que aspiraba a llegar a cifras de 22.500 pacientes en espera y 65 días de demora media en diciembre de 2019.

Ese fue uno de los principales trabajos desde el inicio de este Plan Estratégico: la priorización de los procesos, según su gravedad. Así, en la fecha señalada, y desde hace dos años, el 100 % de los pacientes con patologías establecidas como Prioridad 1 llevaban esperando un plazo inferior a 30 días para su intervención quirúrgica; asimismo, el 78,1 % de los calificados como Prioridad 2 esperaba menos de 90 días, mientras el 94,6 % de los casos Prioridad 3 llevaba menos de 180 días esperando una intervención quirúrgica.

Los datos también son positivos si se comparan con los últimos datos del Sistema Nacional de Salud, ofrecidos por el Ministerio de Sanidad, correspondientes al mes de junio del pasado año. Castilla y León era ya la cuarta comunidad con menor número de pacientes en espera quirúrgica, con una tasa por mil habitantes de 10,1 frente a 12,9 en el Sistema Nacional de Salud, un 21 % menos. La demora media en España era de 93 días y de 65 en la Comunidad, un 30 % menos. También según los datos del Ministerio, la media del Sistema Nacional de Salud de porcentaje de pacientes con más de seis meses de espera era de un 12,2 % mientras la de Sacyl es de un 5,8 %

De esta forma, Castilla y León está mucho más cerca de las comunidades con mejores datos en número de pacientes -País Vasco y Madrid, 8,02 y 8,05- que de las que presentan datos más abultados: Cataluña -21,44-, Extremadura -19,97-, Murcia -18,50- o Castilla La Mancha -18,44-. En demora media, de nuevo más cerca de las mejores comunidades, Madrid -47 días- o La Rioja -47- que de las que tienen mayor demora: Canarias -147 días- o Castilla La Mancha -137 días-.

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, ha mostrado su confianza en que el trabajo de los profesionales durante 2019 permita  finalizar el año con menos de 20.000 pacientes en espera, menos de 60 días de demora media y continuar garantizando la intervención de los procesos graves en menos de 30 días, datos muy alejados de los 39.384 pacientes que esperaban una media de 111 días en 2013.

Impactos: 14