Esther Coz Diego colabora con el Grupo de Investigación en Medio Ambiente Atmosférico (ATMOS), gracias a una ayuda del Campus de Excelencia Triangular E3.

Esther Coz Diego, doctora en Ingeniería de Materiales por la Universidad Carlos III de Madrid, se incorporó el pasado 1 de abril a la Universidad de León (ULE) como investigadora visitante con el objetivo de colaborar con el trabajo que se está llevando a cabo en la institución académica para medir la contaminación atmosférica en la ciudad de León, de cara a elaborar propuestas que permitan mejorar la calidad del aire en entornos domésticos y de trabajo.

La llegada de esta investigadora a la ULE, procedente del CIEMAT de Madrid (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas), ha sido posible gracias a la concesión de una de las ayudas del Campus de Excelencia Triangular E3 ‘Los horizontes del hombre’, (que está integrado por las universidades de León, Burgos y Valladolid), que fueron convocadas con el propósito de estimular la incorporación temporal de docentes, investigadores o profesionales de prestigio.

Esther Coz es la tercera persona que ha llegado a la ULE por este procedimiento, y lo ha hecho atendiendo a la solicitud que fue realizada por Roberto Fraile Laiz, del Grupo de Investigación en Medio ambiente Atmosférico (ATMOS), para una estancia de dos meses de duración, en la que está realizando varias tareas relacionadas con el contenido de BC (carbono negro, black carbón) en el aire de la ciudad.

El BC es una partícula contaminante sólida que se genera por la combustión incompleta de combustibles fósiles y biocombustibles, (en industria, calefacción y en el tráfico), y se encuentra suspendida en la atmósfera. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la considera como uno de los indicadores del impacto sobre la salud de la contaminación atmosférica, y el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la organización de Naciones Unidas mantiene que es el segundo agente que favorece el calentamiento global, tras el C02.

CUANTIFICACIÓN DEL CARBONO NEGRO PRESENTE EN EL AIRE DE LEÓN

El principal objetivo científico de la estancia en la ULE de Esther Coz es su colaboración en la cuantificación del BC en la ciudad de León, cuya medida se está llevando a cabo tras una campaña de toma continua de datos que se ha prolongado por espacio de más de un año. Desde el Grupo ATMOS de la ULE se explica que la presencia de la investigadora apoyará la puesta en común de los resultados procedentes de la campaña de medidas en el marco del proyecto AERORIN, y la discusión de los trabajos que se están elaborando de forma conjunta para completar los artículos científicos en vías de publicación.

Otra de las tareas que se van a realizar es la “definición de líneas de actuación estratégicas basadas en los respectivos ámbitos de investigación, con el fin de plantear propuestas destinadas a la búsqueda de financiación conjunta en el ámbito regional, nacional e internacional”.

Por último, la estancia de Esther Coz en la Universidad de León tratará de afianzar la colaboración ya iniciada entre los investigadores que están desarrollando objetivos comunes, con el fin de elevar la calidad de los resultados y mejorar el impacto de la labor científica.

PROPUESTAS DE MEJORA DE LA CALIDAD AMBIENTAL

Toda esta labor va a permitir un significativo avance en el conocimiento del BN o ‘carbono negro’ en León, con un estudio exhaustivo de su origen y propiedades microfísicas y de los niveles de exposición a los que está expuesta la población de León.

“Se creará una gran base de datos, -se explica desde el Grupo ATMOS-, que pueda contribuir, junto con otros estudios europeos, a proponer medidas de mitigación y corrección orientadas a economizar los planes estratégicos de reestructuración urbanística a las administraciones encargadas de tomar las decisiones”.

Además, se confía en que los resultados “puedan ayudar a proponer soluciones que contribuyan a la mejora de la calidad del aire en entornos domésticos y de trabajo, con la principal motivación de contribuir a ambientes más saludables, con acciones sencillas, informando a la población de los hábitos y tecnologías más beneficiosas para su salud”.

Impactos: 72