La Junta reduce de 196 a 116 los puestos que suprime.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) valora “positivo pero insuficiente” que, finalmente, se hayan ‘salvado’ 80 puestos de docentes en las plantillas del próximo curso 2017-2018, en el conjunto de Castilla y León, después de que la Junta haya aceptado una supresión de 116 plazas, cuando su propuesta inicial de diciembre suponía una pérdida de 196 puestos.

 “La negociación ha dado sus frutos”, señala la presidenta del sector autonómico de Educación de CSIF, Isabel Madruga, “pero es insuficiente”, ya que no olvida que desde el inicio de la crisis -en 2010- se han perdido unos 1.500 docentes. “Unos profesionales que tenemos que recuperar para garantizar la calidad educativa que se ofrece en Castilla y León, de la que nuestros políticos presumen y sacan pecho en el ámbito nacional e internacional, pero que olvidan que se consigue gracias a los mayores esfuerzos de unos sacrificados profesionales, que cada vez trabajan en peores condiciones”.

   Madruga insiste en que “Junta y sindicatos tenemos que seguir negociando y consensuando para resolver los problemas del sistema educativo público de la Comunidad, como es la altísima interinidad del profesorado, o la igualdad de oportunidades en los alumnos del ámbito urbano y del rural, sin perder de vista la próxima negociación de un pacto nacional por la educación, que tendrá consecuencias para Castilla y León” 

   La pérdida de puestos docentes en Castilla y León para el próximo curso 2017-2018 será finalmente de 116. El saldo es negativo en todas las provincias menos en Valladolid, que gana 13 plazas tras la negociación realizada. La provincia que más pierde es León, con 31 plazas menos de docentes. Salamanca pierde 28 plazas, Ávila 16, Palencia 15, Zamora 13, Burgos 11, Soria 10 y Segovia pierde 5.

   De nuevo, los más castigados son los maestros que fueron trasladados a los institutos de enseñanza secundaria, que han perdido 91 plazas. En el cómputo total, los maestros han tenido una pérdida de 82 puestos, con 176 supresiones y 94 plazas creadas. Por el contrario, en enseñanzas medias hay un saldo positivo de 57 plazas de docentes más. En Secundaria habrá 49 puestos más el próximo curso (123 creaciones y 74 supresiones); y en Formación Profesional (FP) 12 plazas más (41 creaciones y 29 supresiones). Asimismo, en Enseñanzas de Régimen Especial el saldo es negativo, con 4 plazas menos (una creación y 5 supresiones).

   Si se cruza el dato de la pérdida de 91 plazas de maestros en los centros IES con la creación de plazas en Secundaria (123), más la perdida de los profesores de Secundaria que son 74, da un resultado negativo de 42. Por tanto, “el aparente crecimiento positivo que nos arrojaba el dato de plazas de Secundaria no es tal”, aclara Isabel Madruga.

   La Junta suprimirá en Castilla y León 76 unidades el próximo curso (se eliminarán 99 y se crearán 23). Las nueve provincias pierden unidades, aunque Salamanca y León son las más afectadas, con una reducción de 20 y 17 unidades, respectivamente. Zamora pierde 14 unidades, Ávila 9, Burgos 6, Palencia 4, Segovia 3, Soria 2 y Valladolid pierde una unidad.

    “Los criterios por los que se negocia la creación o supresión de plazas, negociados, pero no consensuados en Mesa Sectorial de Educación, siguen siendo unos criterios restrictivos, basados más en criterios económicos que educativos”, recalca Madruga.

Impactos: 2